5 básicos del Outsourcing en México

A raíz de los cambios que han surgido en el Outsourcing y su regulación es imprescindible entender cómo han quedado las modificaciones y las reglas básicas del Outsourcing en nuestro país. 

Y es que la subcontratación se había hecho bastante popular entre diversos sectores empresariales por lo cual buscar una regulación y límites a fin de establecer un mejor aprovechamiento en la externalización de servicios que garantice condiciones laborales que favorezcan a todos los involucrados. 

Te dejamos cinco puntos básicos que debes saber del Outsourcing, lo que puedes hacer y lo que no debes hacer.

Subcontratación y tercerización de servicios

Entender la tercerización de servicios y sacarle el mayor provecho puede resultar una tarea complicada si no se saben los principios esenciales para realizar una subcontratación adecuada, sin exponer a tu empresa al incumplimiento de las regularizaciones que existen en México en cuanto al Outsourcing.

Partiendo desde el punto en el que existen dos perspectivas de ver la subcontratación para un servicio especializado, en las cuales es importante quitarnos la idea errónea que poco a  poco se fue estableciendo que la subcontratación puede implicar en externalizar a toda la fuerza laboral o que la plantilla laboral esté sujeta a la empresa mediante una subcontratación, evadiendo de este modo la mayoría de las responsabilidades u obligaciones como empleadores, ya sea mediante el  otorgamiento de prestaciones o seguridad social. 

Hace algunos años surgieron algunas modificaciones a la Ley Federal del Trabajo con la finalidad de regular la subcontratación y tercerización de servicios dejando en claro en qué situaciones puedes hacer uso libre de las mismas e incorporar a tu empresa el famoso Outsourcing. 

1.-Subcontratación sólo de aquellos que son indispensables

La subcontratación no es permitida en el 100% de la plantilla laboral, dicho de otro modo nunca será permitido subcontratar a la totalidad de tu fuerza laboral. 

2.-Subcontratación justificada

La tercerización o subcontratación de un servicio es permitida siempre y cuando sea justificada por especialización. 

3.-Dos iguales no

Se puede contar con la externalización siempre y cuando no exista ningún colaborador dentro de la empresa con el mismo cargo o funciones, dicho de otro modo que no existan dos empleados que tengan actividades, trabajo similar o idéntico dentro de la empresa. 

4.-Responsabilidad y obligaciones compartidas

Igualdad en responsabilidades mediante la subcontratación, ya sea que se presente o no una situación desfavorable, tanto la empresa o empleador externo y el empleador original asumen la misma responsabilidad ante la ley para con la parte subcontratada,  pudiendo tratarse de las obligaciones ignoradas, la falta de seguridad social entre otros. 

5.-¿Cuáles sí y cuáles no? 

No todos los trabajos pueden o están sujetos a la subcontratación. Son sujetos a subcontratación aquellos que únicamente están relacionados a una tarea especializada o que indiscutiblemente pueden ejercerse de forma más eficiente si se externaliza. 

Apostar por la tercerización o subcontratación es una medida que sin lugar a dudas resulta eficiente para la mayoría, ya que permite a las grandes, medianas y pequeñas empresas reducir sus costos en cuanto a la contratación de base de colaboradores que son especializados y que sumarlos a la plantilla laboral implica mayor inversión de la que se tiene prevista o que a la larga simplemente no resulta conveniente. Por otro lado, contar con un equipo o miembro subcontratado es establecer y asegurar contar con personas que son expertas en el área o función a realizar para la organización o empresa. 

Dejando bien en claro que existen diversos tipos de Outsourcing  o subcontratación y conocerlos va de la mano con lo que deseas obtener en este medio. Entender los principios y pilares garantizan que cualquier empleador pueda subcontratar sin ningún inconveniente o problema ya sea del tipo legal o financiero. 

Teniendo siempre en cuenta que la subcontratación en todo momento debe estar justificada por la especialización de actividades o tareas específicas, que no se puede subcontratar a la totalidad de la plantilla laboral y que al momento de subcontratar tomes en cuenta el tipo de proveedor de servicios, la confiabilidad y el cumplimiento de las normas y legalidad del proceso y servicios, para que a lo largo de la relación entre ambas partes ninguna resulte involucrada con problemas en los diferentes aspectos tanto legales como el compartimiento de igualdad en responsabilidades. 

¿Te gustó el artículo? Regálanos un aplauso

¿Te gustó el artículo?
Regálanos un aplauso

0
Anterior:

Nómina

¿Por qué necesitas un software administrativo en la nube? A raíz de los cambios que han surgido en el Outsourcing y ...
Siguiente:

Nómina

¿Cómo evolucionar como líder de RRHH en la Nueva Normalidad? A raíz de los cambios que han surgido en el Outsourcing y ...