martes, 25 de agosto, 2020

Guía para crear una empresa

Empezar una empresa puede ser uno de los momentos más emocionante de la vida de una persona: crear un negocio y llevarlo al éxito es un logro muy gratificante.

No obstante, el proceso no es fácil y una buena idea no es garantía de éxito. En este artículo, con la ayuda de Ramón Moreno, experto en finanzas de la página comparadora de préstamos Financer.com, te damos las principales claves para que puedas crear una empresa paso a paso para llevarla al éxito.

La idea de proyecto es lo primero

Como las casas, las empresas no se pueden empezar por el tejado. Lo primero es empezar con la idea, que este caso serían los cimientos.
Seguramente tendrás muchas en la cabeza. No obstante, lo fundamental es que sea viable. Si no eres capaz de ver que pueda triunfar, es mejor pensar en otra cosa que sea más fácil de llevarla a la realidad.

Capacitarte es muy importante

Crear una empresa conlleva realizar una serie de tareas que se deben conocer con todo detalle y que no se enseñan en la mayoría de escuelas o universidades.
No te preocupes si las conoces, ya que existen capacitaciones que te pueden ayudar a desarrollar tu negocio. Verás que por Internet hay muchos cursos. Las instituciones del país también lo ofrecen, como es el caso de INADEM.

Un plan de negocio realista es necesario

Disponer de una buena idea y que sea viable es imprescindible, como también lo es contar con un plan de negocio realista.
Es muy importante que seas sensato y honesto en el momento de elaborarlo. El plan de negocio te debe servir como guía de los pasos que debes seguir aparte de mostrarte qué tienes que hacer para que tu empresa funcione.

Banner dinamico

Haz un presupuesto

Tras el plan de negocio, debes elaborar el presupuesto. Ten en cuenta que, aparte de beneficios, las empresas también tienen pérdidas, por lo que debes ser realista al momento de realizar el presupuesto.
Lo mejor que puedes hacer es sobreestimar los gastos y subestimar los beneficios. Así siempre estarás alerta para no correr riesgos financieros.

El cliente es lo más importante

Aunque tu idea sea buena y parezca viable, el cliente tiene que estar en el centro de ésta. Por eso, es fundamental saber lo que se quiere, cómo, cuándo y cuánto está dispuesto a pagar por lo que propones.
No es solo pensar en cómo te gustaría a ti tu empresa, sino que también es imprescindible saber qué es lo que quiere el cliente.

Investiga la competencia

Analiza si hay más empresas en el nicho y cómo lo están haciendo, tanto en lo bueno como en lo malo. Esta información puede ser muy valiosa para ti.

Consulta qué ayudas para emprendedores ofrece el gobierno

Las instituciones del Gobierno Federal y los organismos de los gobiernos locales disponen de ayudas y subvenciones orientadas a personas que están empezando un proyecto.
También puedes contactar con inversionistas que pueden estar interesados en tu negocio y te quieran ayudar al principio.

Tu presencia digital es imprescindible

En la actualidad el mundo digital es muy importante. Es por eso que estar en este es fundamental para el devenir de tu empresa.
Una de las ventajas del mundo digital es que la inversión es mucho menor que en el mundo físico.

Cliente feliz, negocio próspero

Si vendes, pero no consigues que el cliente obtenga una buena experiencia,
seguramente este no va volverá a tu empresa.
Es muy importante que el cliente esté contento. De lo contrario, hablará mal de ti, por lo que puedes acabar perdiendo ventas potenciales.

Mide los resultados

Para que tu empresa sea exitosa es fundamental que analices los resultados. Así detectarás lo que estás haciendo bien y mal. La idea es ajustar todos los mecanismos para obtener más beneficios.

El dinero no lo es todo (al menos al principio)

Todos los negocios (y el que diga que no miente) tienen como meta hacer dinero. No obstante, en las fases iniciales es más importante prestar atención a otros aspectos como, por ejemplo, que el cliente esté satisfecho con el fin de fidelizarlo. Piensa que los clientes siempre tienen razón.

Crece sin prisa, pero sin pausa

Querer crecer rápido es natural. Sin embargo, esto puede traer frustraciones al ver que no se cumple con los objetivos. Lo mejor es tener una base sólida y valorar los pequeños logros.

¿Te gustó el artículo? Regálanos un aplauso

¿Te gustó el artículo?
Regálanos un aplauso

5
Anterior:

Comienza tu empresa

¿Cuál es la brecha salarial al trabajar desde casa? Empezar una empresa puede ser uno de los momentos más ...
Siguiente:

Comienza tu empresa

¿Cómo evitar una multa de inspección laboral por COVID-19? Empezar una empresa puede ser uno de los momentos más ...