jueves, 15 de octubre, 2020

Tendencias de trabajo después de COVID-19

A medida que se restablecen las tendencias laborales derivadas de la crisis sanitaria que se vive en  la actualidad, los diversos líderes de recursos humanos se han visto en la necesidad de reconsiderar  diversas estrategias a implementar así como la planificación que se necesita para llevar a cabo la gestión y fortalecer el desempeño y la fuerza laboral de los empleados. Y es que la misión principal para los  líderes de RRHH se ha volcado en determinar el impacto  de las nuevas tendencias laborales en las operaciones y los objetivos de las organizaciones a las que pertenecen.

1. Home Office

El Home Office es la primer tendencia a la alta, debido a que las diferentes empresas optaron por implementarlo a manera de continuar con la productividad laboral y no detener sus procesos por completo. Mientras que una encuesta aplicada recientemente por Gartner demostró que el 48% de los colaboradores estarían trabajando de forma remota la mayoría del tiempo después de la crisis sanitaria desatada por COVID-19 siendo que antes de la pandemia apenas el 30% trabajaba de vez en cuando de forma remota. Es importante considerar como  se cambiarían los objetivos e implementaría un protocolo de trabajo adecuado para que el desempeño sea positivo en el ejercicio laboral de forma remota.

2. Monitoreo a distancia

Las tecnologías siguen liderando en las nuevas tendencias, debido a que los empleadores están optando por monitorear a los empleados mediante el registro de entrada y salida virtual, así como realizar un monitoreo de uso de la computadora y la verificación de la realización del trabajo mediante la confirmación vía correo electrónico de los empleados o las comunicaciones internas de la empresa. Por otro lado mientras unos optan por hacer seguimientos y controles de productividad otros líderes se enfocan en el bienestar de los colaboradores. Es importante recalcar que previo a la pandemia algunas empresas ya utilizaban herramientas que les permitieran llevar a cabo un monitoreo más a fondo de las actividades y productividad de sus colaboradore. Sin embargo, esta tendencia se ha acelerado ya que ahora no solo se trata de monitorear la productividad sino la seguridad y salud de los empleados a fin de garantizar un retorno seguro.

3. Contrataciones temporales

Debido a la incertidumbre económica muchas organizaciones optaron por realizar recortes de personal mientras que los restantes se vieron expuestos a formas y modelos de trabajo no convencionales. La búsqueda de soluciones orillo a empresas a reducir el presupuesto en contrataciones de trabajadores de base e implementar la contrataciones de trabajadores eventuales, la encuesta de Gartner reveló que el 32% de la empresas han optado por reemplazar a los colaboradores de tiempo completo por trabajadores eventuales a fin de tener una reducción de costos.

static

4. El empleador asumiendo un papel fundamental

Durante esta crisis el papel del empleador ha sido clave importante en el bienestar financiero, físico y mental de todos sus empleados. Siendo el principal encargado de las prestaciones o apoyos otorgados a los empleados, como licencias por enfermedad, asistencia financiera, reducción en los horarios de operación así como el  implementar opciones para el cuidado de los hijos de los trabajadores. Con la actual crisis sanitaria y económica el panorama de los empleadores ha aumentado respecto a los empleados permitiéndoles comprender la incertidumbre y experiencia de los factores que se viven tanto externos como internos a la empresa. Tener en cuenta esto, puede favorecer de forma positiva en la promoción de la salud física, mental y el bienestar emocional.

5. Los roles importantes

Centrarse en los roles que permitan construir la fuerza laboral consiste en enfocarse más en los roles que impulsen las habilidades necesaria para obtener una ventaja competitiva y una organización del flujo de trabajo constante, animar a los empleados a desarrollar habilidades críticas que potencialmente abran oportunidades para que este se desarrolle en el aspecto profesional, en lugar de prepararse para un rol en específico. Ofrecer apoyos para el desarrollo profesional al personal que ejerce un rol critico en la empresa permitirá que desarrolle habilidades críticas por lo tanto un mejor desempeño.

6. La deshumanización de los empleados

Aunque la mayoría de las empresas han priorizado el bienestar de los empleados teniendo en cuenta que primero son personas antes que trabajadores procurando su bienestar e integridad, otras empresas han optado por continuar laborando pese a que las condiciones no son las más adecuadas poniendo en riesgo a los empleados sin que ofrezcan un apoyo, tratándoles primero como empleados y después como personas. Por lo cual es importante pensar en el enfoque que va a tomar como empleador, teniendo en cuenta que las decisiones van a repercutir en un futuro generando experiencias para los empleados que les permitan determinar si serán colaboradores duraderos o no dentro de la empresa.

7. Nuevos empleadores de primer nivel

Con la crisis que se enfrenta en la actualidad, las medidas que se toman como empresa son determinantes ya que van a repercutir sobre los empleados en cuanto a la forma de percibir a la organización por cómo trataron a los empleados y enfrentaron la situación durante la pandemia, equilibrar las decisiones sin dejar de resolver las preocupaciones que apremian en esta crisis permitirán ejercer un impacto positivo a largo plazo sobre la marca de empleo. Buscar reubicar y hacer un intercambio de colaboradores o talento humano con otras empresas permitirá mostrar el apoyo a los empleados a pesar de la implementación en medidas de ahorro en costos, y permitirá  no dejar sin fuente de ingresos a aquellos desplazados de sus trabajos durante esta crisis.

8. De la eficiencia a la resiliencia

Los diseños organizacionales enfocados en la optimización de los roles creando cadenas de suministros y flujos de trabajo que aumentasen la eficiencia eran la principal tendencia ya que  este enfoque resultaba ser bueno. Sin embargo, no contaba con la flexibilidad para hacerle frente a una interrupción como lo que se está viviendo con el COVID-19, por lo que las organizaciones resilientes pudieron responder de forma más adecuada corrigiendo el rumbo y adaptándose rápidamente al cambio.

Por lo cual construir una organización más receptiva, con roles que garanticen la agilidad y flexibilidad en los procesos, que permita a los empleados adaptarse, adquirir los conocimientos y capacitaciones que los haga ser multifuncionales y capaces de enfrentar las situaciones actuales y no solo enfocarse a la productividad o eficiencia laboral es la tendencia de hoy en día.

¿Te gustó el artículo? Regálanos un aplauso

¿Te gustó el artículo?
Regálanos un aplauso

0
Anterior:

COVID-19

¿Cómo dar de alta una empresa en el IMSS? A medida que se restablecen las tendencias laborales ...
Siguiente:

COVID-19

¿Cómo festejar Halloween con tu equipo remoto? A medida que se restablecen las tendencias laborales ...