Lunes, 18 de Diciembre, 2017

¿Cuáles son los beneficios y retos de la diversidad generacional en tu empresa?

En el lugar de trabajo contemporáneo convergen tres grupos generacionales totalmente distintos y únicos entre sí. Los tres con diversas cualidades que pueden aportar grandes beneficios a una empresa cuando estás saben ser aprovechadas. Estos grupos son los Baby Boomers, los Generación X y los Millennials

  • Baby Boomers: nombrados así en honor al boom de natalidad que ocurrió recién finalizada la segunda guerra mundial. Se trata de las personas nacidas entre 1946 y 1965. Se caracterizan por haber atravesado algunos de los momentos más emblemáticos del siglo XX, como atestiguar las grandes revoluciones sociales de la época. Suelen valorar el esfuerzo individual y en el lugar de trabajo, debido a su edad, son aquellos próximos al retiro.
  • Generación X: es la generación comprendida por las personas nacidas entre 1966 y 1980. Ellas se caracterizan por contar con educación universitaria y un nivel de profesionalización mucho más alto que las generaciones anteriores; sus intereses abarcan nuevos territorios, como la calidad de vida, la actividad física y el cuidado a la salud. Ocupan puestos transitorios en el lugar de trabajo, ya que buscan escalar a niveles directivos y consolidar su carrera y proyecto de vida.
  • Millennials: los jóvenes del nuevo milenio, aquellos nacidos entre 1980 y 1995. Crecieron a la par de innumerables adelantos tecnológicos, por lo que están sumamente familiarizados con el uso de gadgets en la vida diaria. Gran parte de ellos se encuentran al inicio de su vida laboral y buscan desarrollarse en ambientes socialmente responsables, innovadores y modernos.

Los trabajadores de una corporación usualmente conforman este esquema piramidal, en donde convergen jóvenes desarrollándose en su primer empleo, trabajadores en la brecha de altos posicionamientos o incluso aquellos más cercanos al retiro. Retener a un grupo de trabajadores de tan diversas características significa grandes retos; sin embargo, esto viene acompañado de grandes beneficios para toda empresa.

Beneficios

Mantener a un grupo tan diverso bajo el mismo techo proactivo y en armonía puede representar enormes beneficios para el desarrollo laboral e interpersonal de los trabajadores. Si bien, los empleados suelen asociarse con aquellos de edad afín, hay en la interacción entre jóvenes y mayores valores y lecciones que pueden compartirse.

De las generaciones mayores a punto de dejar el panorama laboral, los más jóvenes pueden aprender lecciones de lealtad que quizá no obtengan de otro lado; nada como la voz de la experiencia para mostrar los beneficios de crecimiento que brinda permanecer en una empresa a largo plazo. Su voz parte del conocimiento empírico, por ello, los trabajadores mayores pueden dar lecciones de experiencia, resistencia ante las circunstancias y equilibrio entre la vida personal y la vida laboral.

¿Qué pueden enseñar los más jóvenes a sus colegas? Si bien los mayores cuentan con amplia experiencia de vida, las lecciones que los jóvenes pueden compartir con otros son de igual manera vastas e importantes. El mundo cambia con rapidez, y la realidad en la que crecieron los mayores dista mucho de la actual, por ello, los empleados más jóvenes pueden servir como un puente camino al cambio, la innovación y las nuevas tecnologías. Toda empresa busca evolucionar para contar con un cambio positivo; los jóvenes suelen ser los más dispuestos a adoptar estos nuevos métodos y arriesgarse para obtener resultados diferentes.

La presencia de jóvenes en una plantilla laboral, además, revitaliza y llena de energía el ambiente de trabajo. Los mayores pueden verse influenciados por el entusiasmo juvenil y la actitud positiva ante los cambios y retos del día a día.

Retos

Si bien hay un gran beneficio en la diversidad generacional de la plantilla de trabajadores, los retos son también significativos. El más importante es mantener correlación entre los distintos miembros de la empresa. Lo ideal es crear planes de desarrollo a la medida de cada segmento generacional; un plan de retiro para los mayores y un atractivo esquema de beneficios para lograr retener a los empleados más jóvenes que se pueden ver atraídos por otras opciones laborales.

La empresa deberá enfocarse en moldear a los próximos líderes corporativos. Deberá encontrar la manera de mantener sus estatutos y al mismo tiempo innovar para ubicarse a la par de la competencia en el mercado; su mayor reto no solo será reclutar, retener y gestionar el talento humano, sino lograr que los valores de la empresa se adapten a esta diversidad generacional y vean por cada uno de sus segmentos etarios.

Más Artículos...
Más Artículos...