miércoles, 25 de noviembre, 2020

Reporte: El Futuro del Trabajo en América Latina

La pandemia generada por el virus COVID-19, expuso a los profesionales de RRHH a una transformación inminente. 

Las empresas en las áreas de Recursos Humanos se enfrentan a la adopción de nuevos planes de trabajo y tipos de incentivos, la integración de la tecnología, la digitalización, la necesidad de adquirir nuevas competencias, así como la importancia del bienestar psicosocial de los trabajadores. 

Con nuestro reporte “El Futuro del Trabajo en América Latina”; identificamos tendencias clave en el mundo de RRHH después de COVID-19 y predecimos posibles escenarios sobre la forma de trabajar para los siguientes 12 meses. Aquí te dejamos los principales hallazgos que nos aportaron más de 375 profesionales de Recursos Humanos en América Latina. 

El Trabajo Remoto

Antes de la pandemia, el trabajo remoto parecía una realidad lejana. Las empresas no estaban listas para el impacto que este representaba a la productividad y la cultura. Hoy en día, compañías tecnológicas como Rappi y Platzi están adoptando una política de “trabajo desde cualquier lugar”.  

En América Latina el trabajo remoto llegó para quedarse, más del 94% de los participantes de nuestra encuesta confirmaron que están trabajando 100% de forma remota o en un esquema mixto. Y esperan mantener este modelo al menos durante los próximos 12 meses. 

Los ejecutivos de RRHH han recurrido a la tecnología para supervisar el trabajo remoto desde COVID-19, ya que los empleados no se encuentran en un lugar físico y  resulta importante contar con una herramienta para registrar las entradas y salidas, no solo para la gestión de RRHH, sino también para la creación de conciencia sobre la jornada laboral en los empleados. Los colaboradores necesitan autogestionarse, lo que significa que las habilidades blandas( también conocidas como soft skills) como la gestión del rendimiento y la gestión del cambio son más importantes que nunca. 

La nueva forma de trabajo ha permitido utilizar nuevas herramientas para facilitar la integración de softwares, robots, automatización o inteligencia artificial. Con esta situación surgió una necesidad de encontrar soluciones para superar los desafíos cotidianos dentro del entorno laboral. Algunas de las plataformas que adquirieron popularidad son:

  • Tecnología de software de videollamadas como Google Meet, Zoom, Skype, WebEx o Microsoft Teams.
  • El programa más popular  en el área de formación fue el software de chat. Por mucho, Slack fue la plataforma más popular y  otras como equipos de Microsoft y las funciones de chat de Google Hangouts también incrementaron usuarios.  
  • Herramientas de colaboración para dos o más miembros de un equipo como  Monday.com, Trello, Asana, Jira, Miro, Airtable, Discord  y otros. 
  • Algunas herramientas adicionales mencionadas fueron las de educación para empleados. Coursera y Udemy fueron las favoritas en el ámbito  de aprendizaje internacional, mientras que Crehana y Ubits fueron más enfocadas a América Latina. 

Inteligencia Artificial y Recursos Humanos

La integración de inteligencia artificial (IA) en las prácticas de RRHH ha sido muy importante para predecir, analizar habilidades o competencias, retener empleados y realizar diagnósticos que posteriormente se utilizan para la toma de decisiones. Solo  el 7% de los encuestados se consideran expertos en el área y el resto se encuentra en un proceso de implementarlo dentro de su empresa. Por ejemplo, los chatbots respaldados por IA están capacitando tanto a los colaboradores como a los profesionales de RRHH, dando seguimiento a las evaluaciones de desempeño y brindando feedback.

La robotización también es otra tecnología en aumento. Utilizar robots representa menos contagios de COVID-19 al limitar el  contacto humano. Amazon, por ejemplo, utiliza robots de picking de pedidos en almacenes. Estos robots pueden integrarse fácilmente con sistemas y catálogos de productos existentes, y pueden gestionar múltiples cargas de peso, haciéndolo todo de manera más eficiente y eficaz que los humanos. 

static

La visión de la integración de tecnología a las empresas es positiva. Menos del 8% de los participantes de la encuesta creen que la tecnología reemplazará a las personas. Mientras que la mayoría cree que esta es una herramienta para aumentar la productividad de los empleados. Esto ocasiona que RRHH esté preparando estrategias para implementar y crear planes de desplazamiento de personal en caso de sustitución de colaboradores por la adopción de tecnología. Además de permear una cultura donde se brindan las herramientas para hacer uso eficiente y consciente de las mismas.

Nuevas habilidades

La mayoría de los ejecutivos de RRHH se sienten positivos acerca de las habilidades de sus empleados para manejar la era digital. Más del 88% siente que su fuerza de trabajo tiene los conocimientos adecuados para operar en un mundo digitalizado. Sin embargo, el 64% de los participantes dijeron que han entrenado a su equipo en una nueva habilidad digital desde COVID-19.

Respecto al aprendizaje propio dentro de las empresas, los ejecutivos de RRHH brindan capacitación interna a sus equipos. Únicamente el 6% contrató a una organización externa para facilitar todos sus programas de entrenamiento. Además, el 88% de los ejecutivos de RRHH encuestados percibieron que había áreas de oportunidad en su preparación para la crisis como líderes de Recursos Humanos. A un 50% le hubiera gustado la formación en gestión del cambio; mientras que a un 43% prefería la formación en gestión del rendimiento; y finalmente un 39% se inclinaba más por una formación en bienestar psicológico.

Debe tomarse en cuenta que la  gestión del rendimiento ya no se puede medir por las horas que se pasa en la oficina debido a las distracciones y las interrupciones dentro del hogar.

Bienestar de los empleados

Por otro lado, la formación para garantizar el bienestar psicológico de los empleados es hoy necesaria para RRHH, debido a que la pandemia desató miedos, incertidumbre, trastornos de sueño, fobias, estrés, ansiedad, entre otros. En ese sentido la inteligencia emocional, la resiliencia y la colaboración son las tres habilidades que los ejecutivos de Recursos Humanos van a requerir desarrollar en los próximos 12 meses junto con los colaboradores.

La medición de bienestar psicológico y social es una práctica que los ejecutivos de RRHH están adoptando al crear una cultura de “Las personas primero”. Medir aspectos como las condiciones del lugar de trabajo, el sentido de pertenencia, la carga , la autonomía, la interferencia del trabajo en la relación con la familia, el estilo de liderazgo, la claridad en las funciones y el reconocimiento, permiten tener un diagnóstico para mitigar los riesgos psicosociales previamente mencionados.

La comunicación ineficiente representa también el 50% de los riesgos psicosociales enfrentados durante la pandemia. Más del 55% de los ejecutivos de RRHH, reportan que los empleados sufrieron excesivas cargas de trabajo. El home office ha generado que los colaboradores pierdan el control de sus horarios. Así mismo los cambios acelerados,  los obligaron a operar de manera más rápida o adoptar nuevos procesos. Además de combinar sus actividades laborales con el trabajo doméstico, el cuidado de hijos y familiares u otras situaciones personales.

El 33% de los ejecutivos de RRHH están haciendo chequeos uno a uno con su equipo para puntualizar información relevante sobre los objetivos, los cambios o las nuevas necesidades de trabajo. Esta práctica da espacio para las dudas y sugerencias, permea un ambiente de mayor confianza y por supuesto la productividad. Es recomendable dedicar 15 minutos por empleado. 

La Nueva Normalidad en espacios de trabajo

El trabajo no solo ha cambiado en su forma de gestionarse, también los lugares físicos, se están modificando. Más del 77% de las empresas han modificado sus oficinas desde COVID-19 para que sean seguras para la Nueva Normalidad.  Entre las medidas adoptadas destacan las siguientes: 

  • Garantizar a los empleados una distancia mínima de 2 metros y reducir la afluencia.
  • Uso de mamparas de seguridad, como divisores de mesa y materiales antibacterianos.
  • Espacios flexibles y polivalentes.
  • Letreros con señales que garanticen la circulación segura y cámaras con control de temperatura corporal o sensores que evitan tocar zonas de uso compartido como ascensores o baños.
  • Establecer puntos de higiene, usando pantallas que facilitan la comunicación interna y colocando purificadores de aire o manteniendo puertas abiertas. 
  • Se planea reducir el número de sillas, alternando los puestos en las mismas. Además de ampliar la distancia entre escritorios de 11 metros cuadrados a 22 metros cuadrados por persona y se ha reducido la capacidad de las salas de juntas a sólo el 60%.

Para lograr estos cambios, RRHH está dividiendo los días laborales y asignando días de oficina por área. Sobre todo para aquellos que requieren realizar algún trabajo de concentración y por puesto con el fin de limitar el aforo y evitar aglomeraciones de trabajadores en la oficina. 

Además se están adoptando prácticas para prevenir contagios en el lugar de trabajo. El 75% de las empresas ha implementado la desinfección en zonas comunes desde COVID-19. Para evitar posibles contagios se están reforzando las tareas de limpieza y desinfección en todas las áreas. En América Latina el 65% está tomando temperatura corporal y registrándola, haciendo la toma al ingreso y llevando un registro diario para identificar a aquellos empleados que pueden representar un riesgo o foco de infección.

El punto clave para esta transición es comunicar a los empleados el para qué y cómo se adoptará esta medida.

Es claro que RRHH debe transformarse, no solo en la forma en que opera, sino también en su estrategia para apoyar la visión de negocio. Nuestra encuesta refleja los cambios en el mundo del trabajo a raíz de COVID-19 y crear posibles escenarios basados en tendencias para 2020.

Respecto a este tema, nuestras recomendaciones son:

  • Es necesario desde RRHH empezar a construir una visión  sobre cómo podría verse el nuevo mundo de trabajo, influenciado por los cambios internos y externos.
  • Plantear incentivos para el trabajo remoto.
  • Los centros de coworking podrían convertirse en una tendencia laboral a futuro.
  • El análisis de datos, la tecnología y la digitalización agregaran valor a los procesos de RRHH durante 2020.
  • Recursos Humanos asumirá un papel de líder durante los próximos meses para guiar a todos hacia el cambio y habilitar una cultura digital ágil para todos los empleados.
  • Sugerimos contar con profesionales dedicados a la investigación e innovación, para ofrecer una experiencia única a los colaboradores.
  • Garantizar el bienestar es una práctica necesaria para la atracción y retención del talento en el futuro.  
  • Recomendamos analizar los factores psicosociales que afectan a la fuerza laboral para así migrar a modelos de gestión alineados a las necesidades de un entorno cambiante.

¿Te gustó lo que leíste aquí? Puedes descargar el reporte completo aquí.

¿Te gustó el artículo? Regálanos un aplauso

¿Te gustó el artículo?
Regálanos un aplauso

5
Anterior:

HR Management

10 cosas que no sabías sobre el Aguinaldo La pandemia generada por el virus COVID-19, expuso a los ...
Siguiente:

HR Management

Trabajo freelance, una consecuencia de COVID-19 La pandemia generada por el virus COVID-19, expuso a los ...