Jueves, 9 de Noviembre, 2017

¿Qué puedo hacer con mi pensión?

El tema de las pensiones en México, ha tenido cambios importantes a lo largo de la historia. La organización de administración de pensiones se ha visto a merced de privatizaciones, cambios de titulares y cambios de modelos de administración a medida que nuevos gobiernos toman el poder. En los últimos años, la base usada para la administración de pensiones también se ha visto alterada.

A continuación revisaremos los elementos claves que deben ser conocidos tanto por un patrón, como por los empleados de una empresa que esperan gozar de este beneficio.

Administradores de pensiones

Las Afores

Son una suerte de cuentas independientes por persona que son administradas por el ciudadano y el estado para lograr un colchón financiero a la hora de querer retirarse del campo laboral. En otras palabras, generan pensiones para la época de retiro en la que un trabajador tiene derecho de invertir durante sus años más productivos

La base piramidal en lo que respecta al sistema de cotizaciones para el retiro, se ha mostrado invertida en los últimos años, sobre todo por la subida estrepitosa del porcentaje de personas de la tercera edad.

Esta situación ha llevado a las empresas AFORE a reinventarse para poder solventar toda la demanda de pensiones. Las afores han estado buscando nuevas formas de administración y nuevos modelos pensionarios, ya que la forma de inversión que había desarrollado los ha dejado en una grave crisis de respuesta  ante la mayor y creciente demanda pensionaria de la historia mexicana.

Dudas sobre la vida pensionaria

Estas dudas se ven reflejadas en la percepción de vida pensionaria que los ciudadanos tienen. Y es que la crisis de pensiones parece venir más de un tema de desinformación que de crecimiento excesivo, por decirlo de algún modo. Por su puesto que una de los problemas desarrolladores de esta crisis es la cantidad de personas de la tercera edad. Sin embargo es alto en nivel de desconfianza que existe por parte de los usuarios ante las AFORES.

Más que desconfianza, los expertos afirman que es una especie de incertidumbre por parte de los usuarios a la hora de pensar en el dinero que están invirtiendo en las cuentas administradoras de pensiones. A pesar de que estas cuentas generan muchos beneficios y en general una estabilidad económica para sucesos fuera del control del trabajador, la crecida de usuarios en petición de retiros de pensión los ha colocado en una situación de exposición.

El retiro visto como desmejora financiera

Las estadísticas afirman que ha crecido el número de trabajadores que piensa que tomar el beneficio de retiro pensionario es desmejorar su bienestar. Es decir, ven a la pensión como un sinónimo de deterioro financiero. La mayoría afirma que lo más seguro es que al pensionarse, se gane mucho menos de lo que se estuvo ganando durante la época más productiva.

Este dato estadístico en cuanto a la manera de pensar, pone en tela de juicio el funcionamiento y finalidad de las Afore, ya que se supone que una cuenta independiente se crea para que luego del tiempo productivo, un ciudadano pueda vivir cómodamente con lo que ahorró durante años de arduo trabajo.

Sin embargo, más que una creencia, es un hecho que la mayoría de las pensiones de retiro que reciben los empleados es menor que el salario, es decir no cubre el 100% del monto. La explicación para ello está incluso establecida en la Ley del Seguro Social, que establece que el trabajador tendrá derecho a recibir el 100% de lo que haya ahorrado, siempre y cuando realice su proceso de retiro a los 65 años de edad.

En este sentido, la edad y el nivel del ahorro que tenga el empleado se vuelvan variables fundamentales. El ahorro del sueldo estimado para que al retirarse a los 65 años sea más o menos igual a la totalidad del salario del trabajador es del 36%. Entonces, una persona que se está retirando a los 60 años y que no haya ahorrado el 36% de su sueldo sino menos, recibirá menos del porcentaje y todo está contemplado en un marco jurídico.

Los retos de las Afore sobre la percepción de pensiones

El trabajo que queda por hacer para las Afores, es el de mejorar la comunicación de la información sobre los servicios, planes y beneficios que brindan a sus usuarios, volverla más accesible y entendible para todos los usuarios, sobre todo para quienes ya alcanzan la tercera edad. Con una información más clara, el sentido de confianza crece por parte de los usuarios, que pueden entender de qué modo su dinero está siendo invertido y como él podrá utilizarlo para cuando llegue el momento de retirarse.

Más Artículos...
Más Artículos...