Miércoles, 20 de Diciembre, 2017

¿Tienes una entrevista de trabajo? No cometas estos errores

Al momento de contratar personal, el entrevistado es sometido a una serie de pruebas, entre ellos la entrevista de trabajo. En ella, tanto el entrevistado como el entrevistador pueden cometer errores. En este caso, hablaremos de las equivocaciones del entrevistado, ya sea que como patrón quieras identificarlos o como aspirante desees no cometerlos.

¿Cuáles son los errores más frecuentes cometidos por los candidatos en los Procesos de Selección?

Muchas personas se cuestionan si existe o no una estrategia ideal para aumentar el chance de ser escogido. La respuesta varía de acuerdo con la cultura del tipo de empresa, las habilidades de comunicación del candidato, el perfil del entrevistador, entre otros puntos.

Lo que se puede hacer es seguir recomendaciones y colocar en práctica consejos que aumenten la oportunidad de mostrarse como el más apto en la disputa. Para empezar, antes de enviar las síntesis curriculares, el aspirante debe estar enfocado en aquello que desee y en lo que posea mayor calidad.

Enviar hojas de vida para muchas empresas puede parecer desesperado, inseguro y aumentar la frustración debido a la falta de respuestas. En estas situaciones, se comete el error de entregar el mismo archivo para economizar tiempo sin personalizar las informaciones de acuerdo con el puesto y la empresa que lo recibe.

Al evitar esto, no habrá que preocuparse tanto con el hecho de aparentar algo que no se pueda demostrar. En suma, estos son los errores más comunes que un entrevistado puede cometer al momento de asistir a la entrevista de trabajo:

Llegar atrasado

Es uno de los errores más graves que pueden cometerse, de acuerdo con una buena parte de los entrevistadores y especialistas en selección, porque una de las características más observadas es la seriedad y el profesionalismo. Atrasarse en una entrevista de empleo demuestra justamente la falta de las mismas.

Por esto se debe buscar conocer el lugar donde se realizará la actividad y si es posible visitarlo personalmente días antes, planificando previamente la mejor ruta y transporte para llegar a tiempo, evitando sorpresas de última hora. Otra opción puede ser salir de casa horas antes, es mejor llegar antes que luego presentar disculpas por no garantizar la puntualidad.

Ropa inadecuada para el ambiente de la empresa

Aunque no parezca muy serio, puede derrumbar a un buen candidato. Lo ideal es investigar con anticipación el ambiente de trabajo y llegar vestido de acuerdo a este, de preferencia un poco más formal.

En general, los entrevistadores no van a reprender a un candidato por usar prendas inadecuadas, pero ese detalle será evaluado como un criterio de aprobación o reprobación. Para causar una buena impresión debe haber un equilibrio entre su conocimiento y una buena presentación.

Inventar o mentir acerca de los atributos profesionales o personales

Es una táctica utilizada por muchos entrevistados y que nunca termina bien. Por mucho que en el currículo se coloquen habilidades adicionales, en la hora de la entrevista de empleo la sustentación de tales mentiras pueden ser inviables. Si la empresa necesita de alguien que domine un inglés avanzado, pero el aspirante solo tiene el básico, es mejor decir la verdad.

Si se consigue pasar la entrevista con esta trampa, será peor. Imagine estar contratado y después la empresa descubra que no se tiene los atributos necesarios. Todo ello puede resultar en despido sin remuneraciones.

Actitud no profesional en relación a empleos anteriores

Un examen muy común hecho por los evaluadores durante la entrevista es pedir a la persona que aspira el empleo hablar o describir el antiguo trabajo. Es un excelente momento para evaluar su madurez. Evite hablar mal de su antiguo jefe o de la labor que le correspondía desempeñar, así se tenga un motivo para eso.

Cuando te pregunten sobre este tema, se estrictamente profesional y no entres en detalles y opiniones personales. Si te preguntan cuál fue el motivo de tu retiro, di la verdad en forma clara, sin parecer que se juzga a una persona o a la organización. Expresa que estás buscando una mejor oportunidad con más perspectiva. En general, este es realmente el motivo por el que la mayoría de las personas cambia de empleo.

Falta de elocuencia, nivel de lenguaje bajo y humor innecesario

Antes de todo, se debe estar claro que es un momento de seriedad. Es una prueba durante la que se debe hacer el mejor esfuerzo. Se formal, educado, evita usar lenguaje vulgar o expresiones populares, procura articular bien las frases, jamás intentes usar la vieja táctica de hablar sin decir nada. Un entrevistador entrenado podrá identificar el contenido potencial.

Intenta evitar algunas actitudes que perjudiquen la conversación y la desenvoltura en la entrevista, como:

  • Ser simpático en exceso, o mostrar mucha libertad con el reclutador. Es necesario ser simpático, pero respetuoso. No se conoce al reclutador en su totalidad para que se tenga un grado de confianza mayor.

  • No ser objetivo en las respuestas, de modo que aparente confusión o fuga de algunas preguntas. Es importante ser conciso y dar informaciones de forma clara, directa y con tranquilidad. Si la situación se torna difícil, busca pensar un poco al respecto para no dar respuetas precipitadas.

  • No usar regionalismos que perjudiquen el entendimiento o transparencia comunicacional muy informal, grosero o hasta inmadurez.

No conocer nada sobre la empresa en la que se pretende trabajar

Esto restará puntos y hasta logrará que te descalifiquen. Muchos reclutadores hacen preguntas sobre la organización para examinar el grado de interés y si se podrá contribuir de forma estratégica para ella, porque a todo jefe le gusta que sus empleados tengan algún sentido de pertenencia para con su fundación.

También es una forma de identificar y eliminar de la selección a aquellos que solo están interesados en el empleo por motivo de la remuneración y de los beneficios o sin importarle los objetivos del empleo o la visión de la institución.

Es importante entonces leer un poco sobre la empresa, especialmente su historia, evolución, cultura, mercado de actuación, valores, entre otros, generalmente, una buena ojeada en el sitio institucional puede ofrecer detalles sobre esos puntos.

Generalmente los reclutadores son entrenados para identificar la personalidad de los entrevistados por medio de los gestos, respuestas y actitudes. De esta forma consiguen analizar si ellos poseen características que encajan en el perfil de empleo ofertado y que se alinean con la organización. Por eso es que así un candidato bien calificado y con un perfil atractivo puede ser descalificado de inmediato por su comportamiento.

Muchas veces la presión acaba haciendo que los aspirantes estén nerviosos y cometan esta clase de errores, por lo que es necesario tener cuidado con cada uno de los aspectos que se mencionaron a la hora de conversar con el entrevistador.

Más Artículos...
Más Artículos...