Martes, 7 de Noviembre, 2017

Préstamos a tus empleados

Qué es un préstamo

Es una transacción usada por muchos trabajadores para garantizar un adelanto de salario aumentando el sueldo que se recibe al final de cada mes. La mayoría de las veces puede ser señal de que el empleado no está haciendo una buena administración de sus bienes. El empleador siempre debe estar atento con el bienestar de sus empleados, de modo que existen muchos sindicatos laborales que pautan reglas específicas de préstamos. Estas reglas se vuelven necesarias, primeramente porque no hay legislación como tal que controle o hable específicamente sobre los préstamos en el ámbito laboral. En segundo lugar, porque tanto el empleado como el empleador se pueden aprovechar de esta situación y abusar de la confianza del otro, causando un caos innecesario en la organización.

Características de un préstamo o anticipo en el ámbito laboral

La más importante es que el trabajador debe estar consciente de que este préstamo se debe devolver. El patrón y el trabajador deberán acordar el porcentaje de descuento en el salario del trabajador, pasando a ser parte de una deducción contractual o voluntaria. Además de préstamo o anticipo puede ser el pago por faltas, averías hechas por el trabajador en la materia prima o daños ocasionados por el mismo en los bienes físicos de la empresa:

  • El cobro de este financiamiento no debe generar por ninguna causa intereses.
  • La cantidad que se cobre mensual no debe sobrepasar el 30% del salario del empleado.

Algunas de estas características se pueden encontrar en la fracción I del artículo 110 de la Ley Federal del Trabajo.

Relación entre deducciones y préstamos

A nivel conceptual, no existe una semejanza válida de ambos conceptos. Lógicamente se puede relacionar la deducción como una resta de la entrada mensual del salario que se devenga mensual y el de préstamos como una suma (o una resta, en caso de que se esté saldando la deuda) a estas entradas. Sin embargo, es una suma que debe ser devuelta con facilidades de pago que no atenten contra los ingresos del empleado. Al darse un préstamo, éste pasaría a ser una deducción en el salario bruto, aunque en un monto muy mínimo.

Es así como el trabajador debe estar bien informado sobre cada una de las pautas aquí nombradas para que la relación con el patrono sea armoniosa. Si eres trabajador, debes estar al tanto de tus derechos, de tus deberes y del beneficio que se disfruta en la empresa que laboras. Si eres patrono, es tu deber contratar personal capacitado para realizar los cálculos nominales mensuales y anuales para que así estés al día con las leyes.

Tipos de deducciones

Existen dos tipos de deducciones:

  • Legales: las cuales son impuestas las leyes y son obligatorias para todo trabajador en relación de dependencia pública o privada, o los que ejercen labores de forma independiente, como un deber para con la República. En el caso de México, este tipo de descuentos están incluidos en el pago del Impuesto sobre el Producto del Trabajo (ISP), conocido popularmente como el ISR, el IMSS, al INFONAVIT, del FONACOT, de la pensión alimenticia y los sindicatos laborales. Todos ellos se aplican a todo el que produce algún tipo de trabajo en todo el territorio nacional.
  • Contractuales: se refieren a aquellas que son decididas por el trabajador, en acuerdo con la autoridad máxima, entre las que se pueden mencionar las comidas, faltas y retardos, fondos de ahorro, convenios comerciales o algún préstamo personal que se haya adquirido y dependa del pago de la nómina.
Más Artículos...
Más Artículos...