Martes, 7 de Noviembre, 2017

¿Propinas pactadas?

Cuando se empieza a laborar en un determinado trabajo, se reciben muchos beneficios, si se corre con suerte, quizás uno de ellos sean las propinas pactadas. Éstas son un beneficio o una prima extra (además de las legalmente plasmadas en los contratos) que un empleado puede percibir gracias a su desempeño en las labores del puesto. Pero ¿Qué dice la ley sobre las propinas?, ¿Forman parte del salario bruto? Conoce más detalles en el siguiente artículo.

¿Qué son las propinas y qué quiere decir que sean pactadas?

Al mencionar propina, inmediatamente se nos viene a la mente la palabra “regalo”. Las propinas pueden ser definidas como cualquier emolumento casual o cualquier suma pagada al empleado por haber realizado una actividad que era su obligación, pero la hizo con un alto rendimiento, dejando satisfechas a todas las partes que participaron en el proceso.

Existen generalmente dos tipos de propina, la voluntaria, que es cuando un cliente le da un bono por buena atención al empleado y las pactadas que son un convenio contractual, donde el empleador le deja claro al trabajador que recibirá una determinada propina bien sea en efectivo o no monetario, como un beneficio adicional por desenvolvimiento en la empresa. Un ejemplo claro de propina pactada es cuando se trabaja en la parte de ventas y el agente que se encarga de “enamorar” al consumidor, logra que el mismo compre algo de la tienda por lo que el patrono, le da un porcentaje de la ganancia que percibió por esa venta determinada.

Las propinas en las leyes mexicanas

Las propinas en la Ley del Seguro Social y en la Ley Federal del Trabajo

Le Ley Federal del Trabajo toma las propinas pactadas como un salario a la que sí se le debe hacer una cotización legal y son acumulables, ya que forman parte del sueldo base del trabajador. Específicamente en sus artículos 346 y 347 imponen que son un ingreso fijo cuando en la empresa se determina un porcentaje “especial” sobre el precio de los productos.

Así que el patrono debe remunerar este porcentaje en el salario de cada trabajador. Para efectos del texto del Seguro Social, se establece en este caso que cuando los trabajadores de restaurantes reciban propinas por agradecimiento personal debido a la buena atención, que no estén dentro del porcentaje obligatorio del establecimiento, estarán exentos de los efectos de cotización.

Las propinas en la Ley del Impuesto al Valor Agregado

En esta ley se establece en el primer artículo, que las personas están obligadas a pagar un impuesto cuando realicen actividades como importación de servicios o bienes, trabajen de forma independiente, enajenen bienes o usen temporalmente a los mismos.

Aunado a esto, en la última fracción del capítulo 14 se confirma que las propinas bien sea pactadas o no, forman parte del salario del empleado, sin embargo, no son objetos del IVA, así la propina esté reflejada en la factura de pago. De este modo, las propinas no están incluidas dentro de ninguno de los cuatro supuestos que aparecen en el artículo primero de la ley. Para que llegue a ser gravable se debe determinar una contraprestación de ese pago tanto del que la ofrece como del que la recibe y solo se refleja en una de las partes.

Las propinas en la Ley de Impuestos sobre la Renta

Como ya se ha venido mencionando, cada ley apunta que las propinas sí forman parte del salario base del empleado, por lo que la misma sí debe declararse obligatoriamente, quedando sujetas al pago de impuestos, en caso de que la persona física sobrepase el salario dictaminado por la ley.

Claramente se observa en sus artículos 94 y 96 que es un ingreso que debe tener su comprobante electrónico, declaración informativa, constancias, pagos provisionales, declaración anual y todos los requisitos que comúnmente la ley exige. Por supuesto el no declarar este ingreso puede acarrear multas y hasta problemas legales por levantar falsos datos y testimonios ante la Hacienda Pública.

Las propinas en el Código Financiero del Distrito Federal

Las propinas sí deben entrar en el cálculo para el pago del impuesto sobre nóminas, independientemente de la designación que se les otrogue, según el artículo 12 de este Código.

Es importante que el patrono explique a sus subordinados la carga tributaria del 2% sobre la nómina al ser consideradas como otro ingreso sumado al salario normal recibido mensualmente por el trabajador, para que se eviten problemas fiscales por ignorar sus obligaciones tributarias.

Este impuesto se paga por medio de una declaración, que después de ser presentada debe depositarse hasta el día 17 del mes siguiente.

¿Cuándo no se aplican las leyes en materia de propinas?

Para que el trabajador no tenga complicaciones legales ni enredos tributarios, lo que mayormente se observa en el territorio nacional es recibir propinas de los clientes de forma discreta. Esto sucede comúnmente en bares, hoteles, restaurantes, gasolineras, cafés, entre otros o cuando se recibe algún beneficio por parte de una tercera persona sin que la autoridad para la que se trabaja esté al tanto.

En este caso, obviamente, no puede ser considerado este monto como parte del salario base, ni sufre cotizaciones, ni obligaciones de pagos de impuestos, señalado este punto también por las leyes, de forma más puntual en la del Seguro Social, fracción II del artículo 30, que considera la propina como parte del salario siempre y cuando se conozca el monto a integrar, para que sea posible sumar los ingresos percibidos durante todos los meses.

Aún existen empleados que ignoran que las propinas en algunas empresas se han vuelto obligatorias y ya no son un reconocimiento o agradecimiento que se recibe por parte de un cliente o del patrono.

Algunas veces deben ser de parte del patrono, asemejándose a un beneficio como el de las primas o bonos, otras veces si se trata con público, debe venir por parte de los clientes que se atienden y en cada organización se establece el porcentaje que se debe pagar cuando la misma es pactada.

Más Artículos...
Más Artículos...