Martes, 12 de Diciembre, 2017

¿Quieres un anticipo laboral? Entérate aquí

Los anticipos laborales, como su nombre lo indica, es un pago que se realiza –en este caso, de patrón a trabajador– de manera adelantada, antes de la fecha de pago.

El anticipo, también puede ser considerado como un préstamo y dependiendo del destino y la utilización que vaya a tener, puede ser considerado como real, personal, o mixto. El primer caso, responde a compras o hipotecas, el segundo a fianzas y el tercero a fideicomisos en garantías.  

Ejemplos de un anticipo laboral

Principalmente, los anticipos laborales responden a dos intereses: aquellos que son realizados, dirigidos u otorgados a tus empleados, o aquellos que se dirigen a otra empresa por la adquisición de algún bien. Los dos ejemplos sobre posibles anticipos laborales que citaremos a continuación, pueden servirte de ubicación para conocer algunos casos:

  • Como comprador, puedes realizar un anticipo laboral al proveedor, con la mera intención de que reserven el producto, aun cuando no se hayan establecido las condiciones finales (precio, volumen, cantidad, etc.).
  • Como patrón, puedes otorgar anticipos laborales a tus empleados. La manera más común y corriente es otorgar el pago del salario (ya sea mensual, quincenal, catorcenal, decenal, semanal, etc.) antes de concluir el periodo de tiempo establecido.

¿Es común realizar los anticipos laborales? ¿De qué tipo?

Sí. Los anticipos laborales son más comunes de lo que puede pensarse y casi siempre responden a adelantos de salario u otras prestaciones, como pueden ser las primas vacacionales o aguinaldos.

¿Qué dice la LFT sobre los anticipos laborales?

  • La fracción I del artículo 110, la Ley Federal de Trabajo, escribe y dicta a los patrones la posibilidad de realizar descuentos en los salarios cuando provengan de un anticipo. Esto, debido al gasto que genera y las deudas que se contraen por el esfuerzo de realizar un adelanto del sueldo. Sin embargo, el empleado debe tener el conocimiento sobre la deducción a realizar y demostrar su acuerdo con la cantidad especificada y mencionada, que por su parte, no debe superar al 30% del excedente del salario mínimo.
  • La fracción III del artículo 110, se prohíbe a los patrones el cobro de intereses en cuanto a los adelantos de salario.
  • El artículo 78 de la Ley Federal de Trabajo, menciona el derecho del trabajador a gozar como mínimo de seis días seguidos de vacaciones, también se habla de la posibilidad de pagar estos días por adelantado de forma parcial o total, siempre y cuando se cumpla con dicho requisito.

¿Cuáles son los requisitos para entregar algún anticipo laboral?

  • Definición del servicio o bien que se desea prestar.
  • Especificación del precio total –en caso de que ya se tenga.
  • Acuerdo que pacte la bilateralidad del asunto, es decir, que ambas partes estén conscientes de los efectos, actuaciones y obligaciones.

¿Cuáles son las implicancias fiscales de los anticipos laborales?

Como patrón, es importante que poseas el conocimiento sobre los impuestos que debes cancelar al Estado como una manera de ayudar con el pago de los distintos gastos públicos, por eso, es común preguntarse si al realizar un pago u otorgar un beneficio es deducible en cuanto a las implicancias fiscales.

En el caso de los anticipos laborales, es importante mencionar que el gasto sólo será deducible para los contribuyentes cuando el adelanto del pago tenga relación única y exclusivamente con gastos netos de descuentos, esto de acuerdo a lo establecido en el artículo 25 de la Ley de Impuesto Sobre la Renta (LISR) en su último párrafo.

Además, en estos casos se deben cumplir con los siguientes requisitos, que se encuentran expuestos y especificados en la fracción XVIII del artículo 27 de la Ley de Impuesto Sobre la Renta:

  • El patrón debe conservar el comprobante fiscal en donde se registra el pago del anticipo laboral, en la misma fecha y tiempo en que fue realizado.
  • Deben verificarse y cumplirse otras normas, disposiciones y requisitos establecidos en cuanto al tema de los anticipos, como el artículo 29 y 29-A del Código Fiscal de la Federación (CFF).
Más Artículos...
Más Artículos...