Jueves, 9 de Noviembre, 2017

Todo lo que debes saber sobre el Seguro de Responsabilidad Civil

Toda empresa no importa el sector o giro al que pertenezca estará expuesta a riesgos que pueden afectar a la empresa de manera grave. Una de las situaciones que pueden ocurrir, es ocasionar daños físicos o personales a personas externas a la compañía. Puede ser que una compañía de comunicaciones esté instalando una fibra óptica en el subsuelo, y que una persona pase caminando no distinga que hay una pequeña zanja en el piso, se tropieza y se fractura una pierna. Como nuestra compañía está trabajando en una zona donde pueden pasar otras personas, entonces éstas pueden resultar dañadas y la responsabilidad recae directamente en la empresa y debe responder por ello.  Dependiendo de la gravedad del daño ocasionado, el conflicto puede terminar en una demanda judicial lo cual puede afectar  legal y financieramente a la empresa hasta llevarla a la quiebra.

La forma de prevenir este tipo de situaciones imprevistas es contratar un Seguro de Responsabilidad Civil o también llamado Responsabilidad frente a terceros.

¿En qué consiste el Seguro de Responsabilidad Civil?

Es la cobertura financiera que la aseguradora brinda en caso de que la empresa ocasione daño material o moral (personal) a terceros, es decir, a otras personas ajenas a la empresa, y que deba responder por ello. El seguro cubre los gastos de atención médica al lesionado, gastos por causa de demandas judiciales de terceras personas pueden ser muy costosas como honorarios del abogado, multas y demás gastos de defensa.

Ejemplo de daños materiales

Si la empresa de comunicaciones está instalando la fibra óptica para un edificio y perfora más allá de lo necesario, afectando a los vecinos, entonces, la póliza de responsabilidad civil pagará para restaurar lo que destruyó la empresa de la propiedad privada de los vecinos.

Ejemplo de daños morales o personales

Como comentábamos que, si la empresa de comunicaciones está instalando una fibra óptica en el subsuelo, y que una persona pase caminando no distinga que hay una pequeña zanja en el piso, se tropieza y se fractura una pierna, entonces la empresa deberá responder por los daños a la persona. Esto significa que la aseguradora deberá pagar los gastos de servicio médico al lesionado para reparar el daño personal ocasionado por la empresa.

Ejemplo de daños materiales y morales (personales) con conflicto judicial

Una empresa constructora está perforando el subsuelo para tener profundidad para los cimientos de un edificio. Sin embargo, perfora la tubería, que distribuye agua a los vecinos próximo y para evitar mayor fuga de agua, cierran el paso del agua afectando a los vecinos. Uno de ellos es una pequeña clínica dental que está en plena cirugía, y para ello necesita agua, entonces, la cirugía se suspende por falta de agua.

En este caso, el propietario de la clínica reclama por los daños materiales a la tubería y demanda judicialmente a la constructora por los daños morales ocasionados al paciente (afectación en la salud).

La aseguradora responderá por la constructora y pagará por daños materiales, es decir, por los gastos para restablecer la tubería y el paso del agua. Asimismo, la aseguradora responderá por la constructora por los daños morales ocasionados al paciente, afectación de su salud y por los gastos judiciales por honorarios de abogados, multas y en su caso, gastos de defensa de la empresa.

¿Cuál es el alcance de la cobertura?

Cubre los daños materiales y personales por hechos causados por la empresa que no sean intencionales que causen la muerte o el deterioro de la salud de terceras personas. Así como la destrucción o deterioro material de bienes propiedad de terceros, por la utilización de maquinaria utilizada propiamente debido a la naturaleza de la empresa, como una constructora.

También cubre el pago de honorarios de abogados, y demás gastos, e intereses legales que deba pagar la empresa por resolución judicial ejecutoria (orden legal que implica cumplir determinadas formalidades para validar la resolución del conflicto), el pago de primas por fianzas judiciales y todos los gastos incurridos por la empresa asegurada para la tramitación, terminación y liquidación de todas las reclamaciones de los terceros afectados.

Este seguro debería ser obligatorio para toda empresa, sin importar su tamaño, giro o localización. Es una gran ayuda legal que protegerá a la empresa en materia de conflictos con terceros, y hará dormir tranquilo al dueño de la empresa y a su representante legal.

Más Artículos...
Más Artículos...