Jueves, 25 de Julio, 2019

3 señales de que padeces Burnout

El Síndrome del Burnout o Burnout es un padecimiento que en los últimos años se ha presentado en las personas. La UNAM lo califica como una sensación que supera al de un cansancio común y corriente. También se caracteriza por una actitud apática hacia el trabajo. Si la palabra burnout tuviera una traducción literal al español, probablemente se acercaría a “consumido” o “quemado”.

El término de Síndrome de Burnout surgió durante la década de los 70’s para describir la actitud de los empleados respecto a su trabajo. Los principales signos del burnout son el agotamiento, el cinismo, la desmotivación y en general una insatisfacción hacia el trabajo. Es importante, diferenciar que este padecimiento solo se centra en el ámbito profesional de una persona, no a las otras áreas de su vida. 

El mismo estudio de la UNAM explica que el burnout se genera por un excesivo agotamiento emocional, el cual va penetrando e influyendo en las demás áreas de la vida de las personas. Es así cómo se genera el sentimiento de apatía e indiferencia hacia las actividades diarias relacionadas con la profesión. Se asume que esta apatía hacia el trabajo es la misma que genera inefectividad laboral. Así que allí donde haya bajos resultados laborales podría ser por el Síndrome del Burnout.

Las señales del Síndrome de Burnout podrían dividirse en 3 áreas, cada una de acuerdo acorde a sus síntomas. Aquí te las presentamos. 

Cansancio físico y emocional

  • Fatiga crónica: cuando comienza este síndrome, es probable que te sientas cansado y sin energía la mayor parte de los días. Mientras pasa el tiempo, es probable que te sientas cansado emocionalmente. E incluso sentirte sin esperanza o harto con tan solo pensar en lo que te toca hacer ese día en el trabajo.
  •  Problemas para dormir: por muy cansado que te sientas, de alguna manera tu mente no podrá conciliar el sueño. Esto puede comenzar con algunas malas noches en la semana, pero con el paso del tiempo los problemas para dormir empeoran.
  • Mala concentración: ya sea olvidar las cosas o simplemente no poder concentrarse en algo sencillo. La memoria termina empeorando y llega al punto en el que la capacidad para concentrarse es tan mala que no se puede realizar el trabajo diario e incluso este comienza a sumarse.
  • Síntomas físicos: problemas digestivos, mareos, dolor en el pecho, palpitaciones más rápidas de lo normal y ansiedad son tan solo algunas de las formas en las que el Síndrome de Burnout se manifiesta de forma física.
  • Más enfermedades: al encontrarse bajo altos niveles de estrés, el sistema inmunológico comienza a fallar y esto trae como consecuencia que seamos más vulnerables a enfermedades como gripa, infecciones estomacales y otras. Enfermarse de forma continua puede ser otra señal de burnout.
  • Pérdida de apetito: cuando comienza a presentarse el Síndrome del Burnout es probable que no tengas hambre en algunas ocasiones y te sientas con la suficiente confianza como para saltarte comidas. Ya, en un punto avanzado es probable que no tengas hambre en general y pases largos períodos de tiempo sin comida.
  • Ansiedad: mientras más se acerque  el Síndrome del Burnout, la ansiedad se va intensificando al nivel de que puede interferir con tu día a día (y no solo en tu vida profesional).
  • Depresión: en un principio puede que te culpes a ti mismo por no ser capaz de sacar los resultados o de hacer tu trabajo. Este tipo de pensamientos pueden tener un impacto negativo en la forma en la que te valoras. Para este punto es probable que te sientas atrapado en tu situación y que no hay donde ir.
  • Ira: la ira puede llegar primero como tensión e irritabilidad. Pero una vez que se quede en tu vida, esta se transformará en serios desfogues de ira que pueden perjudicar las cosas en tu trabajo o en casa.

Desapego y cinismo

  • Pérdida de disfrute: esta puede presentarse en forma inocente como no tener ganas de ir a trabajar o esperar ansiosamente la llegada de la hora de salida. Pero, esto empeora al grado de que puede sucederte lo mismo cuando estás haciendo cosas que antes disfrutabas. Por ejemplo, puede que te sientas “vacío” en una reunión con tus amigos o que te sientas cansado y quieras irte en un cumpleaños familiar. Otro signo de este síntoma en el trabajo es que evites comprometerte con un proyecto o que evadas tareas.
  • Pesimismo: puede presentarse en que te centres en ver lo malo de la situación y que te convenzas a ti mismo de que no hay cosas buenas y de que todo está mal. El verdadero problema con el pesimismo llega cuando tus compañeros o tu equipo se contagian de este.
  • Aislamiento: puede comenzar como llegar tarde e irse temprano con la intención de no socializar con tus compañeros. O mantenerte alejado de ellos porque no te interesa establecer una relación o contacto con ellos.
  • Desapego: el desapego puede darse cuando decides alejarte física y emocionalmente de tu ambiente laboral. Es como si a pesar de estar ahí, sentado en tu lugar decidieras no interactuar con nadie o estar el menor tiempo posible en la oficina. Esto puede llegar al grado de que te reportes como enfermo múltiples veces, prefieras trabajar desde casa o llegues tarde.

Inefectividad y Falta de Logros

  • Apatía y desesperanza: este es como una combinación entre la depresión y el pesimismo. Se tiene una sensación general de que nada va bien, nada tiene solución y de que no se puede hacer nada al respecto. En el peor de los casos se puede llegar a pensar sobre la razón de seguir allí.
  • Aumento de irritabilidad: la irritabilidad puede darse por sentirse ineficiente o poco productivo y puede aumentar al momento de darse cuenta de que no se están haciendo las cosas que antes se hacían o que toma mucho más tiempo hacerlas. El problema de este signo es que puede perjudicar tanto las relaciones profesionales como las personales.
  • Falta de productividad y bajo desempeño: a pesar de poner tu mejor empeño, la falta de concentración, te está pasando factura y ya no eres tan productivo como antes. Ahora puede ser que te tome mucho más tiempo algo que alguna vez consideraste como una tarea fácil. Pareciera que por mucho que hagas o trabajes, no puedes terminar con todo el trabajo que tienes pendiente.

 

 

¿Te gustaría formar parte de una plataforma que ofrece beneficios para todos los gustos? Conoce todo sobre las alianzas de Runa y cómo pueden ayudarte en tu vida personal y profesional. 

¿Te gustó el artículo?

Promedio / 5. Votos:

Más Artículos...
Más Artículos...