domingo, 16 de agosto, 2020

¿Qué podemos aprender de las empresas chinas durante COVID-19?

Al ser la cuna de COVID-19, uno esperaría que las empresas en China se hubieran encontrado en caos o con una enorme cantidad de dificultades para salir adelante de la situación y no dejarse hundir por ella. Por eso debe de sorprendernos que a pesar de que el viento estuviera en su contra, estas hubieran encontrado lo positivo de todo esto esto. En este artículo, queremos compartirte esos aprendizajes.

1. Se transparente respecto a tus retos

Los líderes que manejaron la crisis efectivamente, tuvieron en común que siempre estuvieron en comunicación constante con su equipo y les hacían saber en qué punto se encontraba la organización. Además también estuvieron de acuerdo en que mantener este flujo de información hacia toda la empresa era buena idea aún en tiempos no turbulentos. 

Este proceso no fue fácil. Las decisiones de los líderes estuvieron bajo el escrutinio de toda la empresa y muchos colaboradores no estuvieron de acuerdo con las decisiones que se tomaron. Pero finalmente se adoptó una actitud de colaboración entre todos para poder sobrevivir. 

2. Encuentra nuevas formas de comunicación

Las formas de comunicación dejaron de ser tan tradicionales y cuadradas como los canales de la empresa y muchos líderes optaron por nuevas aplicaciones que permitían una comunicación “más cercana” (a pesar de trabajar remoto). 

Una vez que se regresó a las oficinas, sorprendentemente, muchas empresas mantuvieron la práctica de las video llamadas. Esto con la finalidad de no tener que reunir a tantas personas en un solo espacio. Eso sí, se ha reconocido que una de las desventajas de estas es que no facilitan las conversaciones casuales entre colaboradores (las cuales muchas veces le dan un toque extra a las relaciones). 

static

3. Acelera la transformación digital

La cuarentena y el aislamiento obligatorio forzaron a muchos negocios a tener que trasladar sus operaciones a una versión digital. Para todos aquellos que aún estaban reticentes al respecto, este fue el empujón final que necesitaban. Además con los cambios en hábitos de consumo y en el estilo de vida en general, se necesitaban encontrar nuevas formas de llegar al consumidor. Fue así, como la tecnología llegó a mantener a flote a un sinfín de compañías. 

Y esto no solo pasó en las empresas, sino que también con los consumidores. Aquellos desconfiados de la tecnología ahora se vieron orillados a usarla en su día a día para poder realizar una gran cantidad de sus actividades diarias. 

4. Reorganiza para mejorar tu toma de decisiones

Las compañías chinas se caracterizan por tener una fuerte jerarquía en la que los ejecutivos de nivel medio funcionan como un conducto de información entre los operativos y los altos ejecutivos. A raíz de la situación de la cuarentena, los altos mandos comenzaron a estar más involucrados con lo que pasaba en las bajas filas para evaluar las mejores formas de continuar con el negocio y cumplir con los objetivos. En general se redujo la burocracia organizacional y se apostó por la colaboración y la ejecución de proyectos. 

5. Encuentra nuevas formas de colaborar

Para alcanzar los objetivos y cambios necesarios en una cantidad limitada de tiempo se necesitaba la colaboración de los miembros del equipo, clientes y socios. Después de la cuarentena obligada, muchas empresas chinas ya están trabajando en hacer cambios dentro de su organización que promuevan la colaboración y la integración entre equipos. 

6. Permite el trabajo remoto

Este no es solo cosa de una vez, sino ya una nueva forma de trabajar que veremos en el día a día. Gracias a la situación ocasionada por la pandemia los líderes y jefes fueron testigos de que esta forma de trabajo funciona y de que no es necesario acudir diario a la oficina. Con el trabajo remoto los colaboradores se ahorran el tiempo que invertían en trasladarse a la oficina y pueden tener un mejor manejo de su tiempo. 

7. Apuesta por el aprendizaje a largo plazo

El aprendizaje a largo plazo y una mentalidad de crecimiento serán básicos para el futuro del trabajo. Con más tiempo para apoyar a sus colaboradores y mejoras en la comunicación, muchos ejecutivos apostaron por apoyar el aprendizaje de su equipo a darles mentoría en algunos temas. 

8. Reevalúa como calificar el desempeño de los colaboradores

La necesidad de liderazgo durante la crisis forzó a los jefes a trasladar varias de sus responsabilidades a sus equipos para poder enfocarse en el largo plazo. De esta forma, los altos ejecutivos pudieron ver quienes tenían las habilidades necesarias para sobresalir en tiempos de crisis. 

9. Identifica oportunidades de voluntariado

Ser voluntario puede ayudar a mejorar los ánimos en tiempos de crisis. Está comprobado que las personas que se ofrecen para ayudar a otros tienen una mayor motivación y sentido de compromiso con sus tareas, que aquellas que fueron obligadas a hacerlo. 

10. Ayuda a tus colaboradores a construir su resiliencia

Debido a la situación en la que nos encontramos es normal que muchas personas pasen por períodos de depresión y ansiedad. Los líderes pueden dar un paso al frente para ofrecerse a ayudar a aquellos con estos padecimientos para trabajar y construir un sentimiento de resiliencia ante la adversidad.

¿Te gustó el artículo? Regálanos un aplauso

¿Te gustó el artículo?
Regálanos un aplauso

2
Anterior:

COVID-19

Loom: la aplicación para grabar video fácilmente Al ser la cuna de COVID-19, uno esperaría que las ...
Siguiente:

COVID-19

¿Qué es el presentismo laboral y cómo evitarlo? Al ser la cuna de COVID-19, uno esperaría que las ...