miércoles, 15 de julio, 2020

¿Cómo funciona la Nueva Normalidad en empresas?

Bien dicen que una vez que pasa la tempestad viene la calma, pero en el caso del Coronavirus no sabemos si ya pasó la tormenta y nos encontramos en el momento de paz. Lo que sí podemos estar todos de acuerdo es que estamos en un punto en el que estamos aprendiendo a adaptar la vida que teníamos antes a las nuevas condiciones en las que debemos vivir. 

Con el aparente fin próximo del confinamiento, las empresas deben de conocer qué es lo que harán y con qué requisitos deben cumplir para retomar sus labores lo más pronto y de la forma más segura posible. Aquí te presentamos tan solo alguno de los puntos que se deben de tomar en cuenta en este proceso. 

Oportunidades

Así cómo muchas empresas pudieron mudar sus operaciones al esquema remoto, se espera que la apuesta en negocios vaya en esa dirección. Dependiendo del rubro y de la industria en la que te encuentres será el nivel en el que tu empresa pueda brincar a los medios digitales.

Otro punto es que durante esta cuarentena se descubrieron nuevas líneas de negocio, las cuales se espera sigan siendo aprovechadas y se construyan estrategias específicas para ellas. Así que las oportunidades de negocio que nacieron durante el punto crítico de la contingencia no se quedarán allí sino que también pasarán a ser parte de la “Nueva Normalidad”. 

El siguiente punto es lógico. En los últimos meses muchas empresas se dieron cuenta de que pueden operar de forma remota y de que no necesitan contar con una oficina. Así que aquí veremos la oportunidad de despedirnos de las instalaciones físicas de una empresa, o bien de cambiar la forma en la que operan las oficinas cómo las llegamos a conocer. 

A raíz de los cursos y certificaciones que se promovieron durante la cuarentena encontraremos personal con mayor calificaciones y preparado para hacer el trabajo. Por lo que habrá más competencia en el mercado laboral tanto de colaboradores como de certificaciones y cursos educativos en línea. 

static

Por el lado de la empresa

Las empresas deberán de aprovechar todos los canales de comunicación disponibles para hablar con sus colaboradores y clientes activos y potenciales. Los mails y las llamadas no serán el único medio por el cuál las empresas estarán en contacto, ahora tendrán que apoyarse de medios no tan tradicionales como WhatsApp, Slack y nuevas plataformas. 

En temas de Recursos Humanos se espera que las compañías impulsen a que los líderes sean más empáticos y humanos. Llegar a los números planteados por la meta es importante, pero sí algo nos enseñó la contingencia por COVID fue la vulnerabilidad de las personas. Por esta razón es importante que los líderes sean personas que no solo centren en los números, sino que también puedan ser un apoyo y guía para los colaboradores en momentos difíciles. 

Como habíamos mencionado antes, es probable que muchas empresas hayan descubierto una nueva oportunidad de negocio que antes no se les había pasado ni por la cabeza. Ahora será necesario hacer el estudio de fortalezas y debilidades de dichas oportunidades y del negocio original; para identificar en qué parte del flujo de ventas es necesario hacer ajustes. 

La tecnología también jugará un papel crucial en esta Nueva Normalidad, ya que ahora se esperará que las empresas implementen nuevas tecnologías de forma ágil y con miras en ser disruptivas en el negocio e incluso hasta en la industria. 

No olvidemos que durante la pandemia los niveles de ingresos de las empresas se redujeron drásticamente (en muchos casos). Así que para reactivar las ventas, se esperan que las empresas realicen promociones o incluso desarrollen una nueva experiencia de compra que atraiga al consumidor. 

Del lado del empleado

Dado a que el regreso a las oficinas tal vez no sea la mejor decisión para todos, se debe crear un acuerdo sobre las políticas y reglas para hacer Home Office y para acudir a la oficina. Este puede ser algo sencillo, como “solo acudir a las instalaciones dos veces por semana” o acudir en un horario diferente para evitar la hora pico y por ende reducir el riesgo de contagio. 

Ahora las empresas también serán responsables de la salud de los colaboradores, por lo que será necesario que monitoreen constantemente los niveles de temperatura y síntomas de estos. Además de ofrecer gel desinfectante y sanitizar con regularidad los espacios en los que trabajan. 

Dicho lo anterior, será necesario desarrollar nuevos protocolos de protección sanitario. Esto sonará sencillo, pero incluye muchos detalles tales como asegurarse de que nadie tenga que tocar la manija de alguna puerta una vez que se ha lavado las manos o la limpieza constante del aire acondicionado del lugar para que este esté libre de patógenos. 

Finalmente, dado que la situación de la contingencia no se ha en las condiciones más óptimas; se recomienda que las compañías también vean por la salud mental y emocional de los colaboradores. Con la incapacidad de poder salir de casa, opciones de entretenimiento limitadas, noticias globales no esperanzadoras y probablemente trabajando de más es natural que todo esto haya tenido un impacto negativo en el bienestar de los empleados. Por eso, ahora es turno de los empleadores de velar por sus colaboradores. 

¿Te gustó el artículo? Regálanos un aplauso

¿Te gustó el artículo?
Regálanos un aplauso

0
Anterior:

COVID-19

5 herramientas básicas para cualquier negocio Bien dicen que una vez que pasa la tempestad viene la ...
Siguiente:

COVID-19

Retorno de actividades económicas en México Bien dicen que una vez que pasa la tempestad viene la ...