Lunes, 18 de Diciembre, 2017

Gestionando el conocimiento

En el ámbito empresarial se concede mucha importancia a los sistemas de gestión en diversos escenarios, tales como finanzas, recursos humanos e innovación. En los últimos años, no obstante, ha surgido una tendencia sumamente benéfica para las empresas y su rendimiento: la gestión del conocimiento.

Las organizaciones son fuente generadora de ingresos, procesos dinámicos y de relaciones día a día, pero rara vez las consideramos como foco generador de información. La verdad es esta: minuto a minuto se crean datos y estadísticas que de ser estudiados, ayudarían ampliamente a conocer más sobre la empresa y mejorar sus procesos enormemente. Esto sin dejar de lado el gran número de habilidades que se desarrollan en el contexto empresarial. Al momento de gestionar el conocimiento, podemos dividirlo en sus dos formas, la información y las habilidades:

Información 

Se compone de todo el bagaje documental y pictórico con el que cuenta la organización. Estos pueden ser los datos de ventas, los documentos de circulación interna o datos de nuestros clientes, por nombrar algunos ejemplos. Para su almacenamiento se debe contar con espacios que permitan el storage de todo el material documental físico (papel e imágenes) y también en su forma digital por medio de bases de datos y motores de búsqueda.

Habilidades

Se trata de los talentos y destrezas que caracterizan a la empresa y ayudan a forjar su imagen en el mercado. Transmitir habilidades toma más tiempo y esfuerzo a comparación de la sencilla difusión de la información; quien comparte estas habilidades o apoya en su propagación es un knowledge manager. Los colaboradores con más experiencia suelen enseñar estas habilidades específicas aprendidas mediante el quehacer diario en el escenario a sus futuros reemplazos, por ejemplo. De igual manera, se puede contratar a expertos para la sola tarea de difundir nuevas habilidades entre los trabajadores.

La importancia de la gestión del conocimiento recae en que una empresa, al poner estas herramientas en marcha, puede optimizar su situación notablemente y volverse más competitiva. Las habilidades siempre serán una destreza deseable en toda organización y la información, sabiendo ser utilizada, puede ser nuestra mejor aliada.

Notemos cómo en la actualidad hay empresas dedicadas únicamente al manejo y análisis de datos generados por usuarios de internet o por compradores globales; este conocimiento es fuente de progreso y optimización de procesos de venta. Entonces, la tan deseada información sobre los hábitos del consumidor podemos encontrarla analizando los registros de venta, por ejemplo, de nuestra propia empresa.

Más Artículos...
Más Artículos...