El compliance fiscal o tributario y sus ventajas para las empresas

Compliance fiscal

Para reducir el riesgo de la comisión de delitos u omisiones fiscales, las empresas pueden implementar una figura que se encargue de garantizar protocolos más estrictos, según la legislación del país o los países donde opera. Esta figura se conoce como el compliance fiscal o tributario.

¿Qué es el compliance tributario?

El compliance fiscal o tributario es quien se encarga del cumplimiento de la ley tributaria y de la disminución de los riesgos que pudieran derivarse de la omisión, voluntaria o no, de la ley fiscal vigente, a través de protocolos, normas y buenas prácticas que las empresas deben respetar y vigilar para evitar repercusiones como:

  • Sanciones por incumplimiento fiscal
  • Comisión de delitos fiscales por parte de algún miembro del corporativo
  • Pérdida de la reputación como resultado de cualquiera de estas situaciones

Las empresas pueden certificarse ante diferentes organismos para cumplir con los procesos fiscales, como AENOR que tiene presencia en España y México. Existen normativas con validez internacional diseñadas para evitar los delitos fiscales, como la norma UNE 19602, Sistemas de gestión de compliance tributario. Requisitos con orientación para su uso, cuyo objetivo es “proponer un estándar que ayudará a las organizaciones a prevenir y gestionar los riesgos tributarios”, de acuerdo con la revista AENOR

La figura del oficial del cumplimiento fiscal

Este trabajo requiere un perfil profesional que sea capaz de llevar a cabo estas labores: el oficial de cumplimiento fiscal es el nombre que se le da a esta figura especializada. 

Es asesor, supervisor y coordinador de la oficina o departamento de compliance de la empresa, cuando es parte de la corporación. Aunque también puede ser parte de un despacho de asesoría en materia fiscal que trabaje de forma externa.

En cualquiera de los dos casos es muy importante que colabore en la definición de la estrategia tributaria, la cual precisa de la aprobación de los directivos y el área jurídica de la empresa, para después difundirla en todas las áreas que conforman la organización. Así que es necesario destinar parte del presupuesto a la creación de un departamento de compliance tributario, debido al grado de especialización que requiere esta labor.

En países como Estados Unidos esta actividad tiene validez profesional y se imparte como carrera en diferentes universidades. En América Latina hay indicios de que muy pronto podría institucionalizarse la formación de profesionales, la cual integra áreas del conocimiento jurídico, administrativo y contable con un énfasis en la ética y los derechos humanos.

Beneficios de contar con un sistema de compliance fiscal

Entre los beneficios directos, podemos mencionar los siguientes:

1.  Manejo y control del riesgo de la comisión de delitos fiscales

Por la implementación de protocolos regidos por normas, con apego al respeto de los derechos humanos, tanto de los miembros de la empresa como de los clientes.

2. Mayores garantías jurídicas ante los organismos encargados de realizar inspecciones y auditorías 

Como sería el caso del SAT en México. Gracias a los mecanismos de prevención e investigación interna, esto permite una mejor colaboración con las autoridades en caso de que se cometa un ilícito.

3.  Optimización de los recursos de la empresa 

Un sistema de compliance fiscal favorece la circulación de la información económica, financiera y tributaria entre las diferentes áreas de la organización, lo cual beneficia la gestión de las operaciones.

4.   Cuidado de la imagen y la reputación de la empresa 

Gracias al cumplimiento de las obligaciones fiscales y la prevención de cualquier delito u omisión relacionado con el fraude o la evasión fiscal.  

¿Cómo implementar un sistema de compliance fiscal?

Cualquier empresa que lo planee debe comenzar por la creación de un departamento de compliance tributario, que será el encargado de la supervisión y control del sistema. Requiere un organigrama con los roles y las actividades de las que cada miembro es responsable, comenzando por el oficial de compliance, figura central del esquema. A partir de este punto, enumeramos los siguientes pasos:

  1. Definir los objetivos del sistema de compliance fiscal.
  2. Identificar los riesgos tributarios, de acuerdo con lo estipulado en la norma UNE 19602 (riesgos de procedimiento y de interpretación).
  3. Determinar las medidas de monitoreo y evaluación de cada riesgo, así como los niveles de tolerancia y los mecanismos de mitigación y control.
  4. Crear canales seguros para la denuncia, tanto a nivel interno (trabajadores) como externo (socios, inversionistas, proveedores).

La figura del compliance fiscal o tributario es un elemento que las empresas deben comenzar a integrar en su estructura, ya que responde a las exigencias regulatorias en materia fiscal derivadas de la necesidad de evitar la comisión de delitos fiscales.

Formato para pagos interbancarios | Runa HR

¿Te gustó el artículo? Regálanos un aplauso

¿Te gustó el artículo?
Regálanos un aplauso

0
Anterior:

Comienza tu empresa

¿Cómo presentar tu declaración de entero de retenciones? Compliance fiscal Para reducir el riesgo de la comisión ...
Siguiente:

Comienza tu empresa

Las actualizaciones de los recibo de nómina 2022 Compliance fiscal Para reducir el riesgo de la comisión ...






This will close in 0 seconds







This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds







This will close in 0 seconds







This will close in 0 seconds







This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds