5 problemas a considerar cuando la empresa crece rápidamente

Problemas del crecimiento empresarial

Todos los dueños de un negocio tienen como objetivo que este sea rentable. Una vez que la empresa ya genera márgenes de utilidad, el siguiente paso es verla crecer. Sin embargo, un crecimiento demasiado rápido puede poner en riesgo muchos procesos en la organización y, por ende, al negocio en sí mismo. A continuación te decimos cuáles son los cinco problemas más frecuentes y cómo puedes enfrentarlos.

1. Falta de flujo de efectivo

Tu empresa puede estar teniendo más ventas, pero también estar otorgando plazos de pago que restringen el flujo de efectivo. Si bien, esto depende mucho del giro del negocio, es común ver que en ciertos sectores se den plazos de 90 días. Esto, para una empresa que va empezando, puede ser muy riesgoso, ya que significaría la falta de dinero para cubrir gastos.

Una forma de mantener el flujo de efectivo es anticipándose a una crisis de este tipo por medio de un plan que tenga en cuenta la captación de efectivo por otras fuentes como ahorros personales o la línea de crédito preaprobada de una institución que apoya a las pymes, como Oyster

2. Ineficiencia operativa

Cuando un negocio crece demasiado rápido, es posible que se vea obligado a contratar más gente para responder a la demanda de ventas y al aumento de los procesos internos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que una persona recién llegada a la organización necesitará de capacitación y tendrá una curva de aprendizaje de tres meses, en promedio. Al no tener un plan de crecimiento escalable, se pueden provocar algunos problemas que darían como resultado ineficiencias operativas. Entre estos se encuentran:

  • Nuevos empleados mal capacitados
  • Incremento en los costos operativos
  • Fallas en la producción o prestación de servicios

Si consideras que no es posible atender demanda que tienes actualmente con los recursos que tienes puedes apostar por algunos alternativas, como tercerizar algunos de tus procesos internos o rechazar pedidos. En muchas ocasiones es mejor decir que no a quedar mal.

3. Problemas en el área de atención al cliente

Este punto está directamente relacionado con el anterior. De acuerdo con una encuesta realizada por PwC, alrededor del 80% de los consumidores considera que una excelente atención al cliente considera aspectos como velocidad, comodidad, hospitalidad y asistencia informada. De hecho, el reporte Achieving Customer Amazement 2020 revela que 62% de las personas está dispuesta a pagar más a cambio de recibir una excelente atención. Sin embargo, también señala que el 96% de los consumidores abandonaría una marca, si recibe una mala atención. 

Shep Hyken, en su libro The Convenience Revolution ofrece seis principios para mejorar la experiencia del cliente:

  1. Reduce la fricción. Esto significa evitar emociones negativas y que afectan la percepción que el cliente tiene sobre tu producto o servicio.
  2. Ofrece opciones self service. De esta forma permites que el cliente tenga control sobre el proceso y se sienta empoderado al consumir tu oferta.
  3. Usa tecnología para simplificar procesos. Las personas agradecen cuando ofreces herramientas que les ayudan a hacer las cosas más simples.
  4. Ofrece un modelo de suscripción, que te permita crear una demanda predecible. Este te permite ofrecer mejores precios, lo que gustará a los clientes y te permitirá obtener ingresos recurrentes.
  5. Mejora las entregas. El 90.6% de los clientes estaría dispuesto a pagar más a cambio de obtener entregas convenientes.
  6. Acceso. Esto incluye mejorar los horarios de operación, ubicación de tiendas y un horario conveniente de atención al cliente.

4.  El incremento en la rotación del personal

Es normal que a medida que la empresa crece, también aumente la carga de trabajo. Esto, para muchos colaboradores, puede ser emocionante. Sin embargo, cuando el trabajo consume la mayor parte del día de las personas, afectando su salud y sus relaciones sociales, puede generar burnout e incrementar la rotación del personal.

Desarrolla alternativas para mejorar el bienestar de las personas a través de talleres o pláticas. Cuando sea posible, ofrece días de descanso adicionales a los de la ley. Busca formas de flexibilizar horarios y hacer alianzas con empresas para acceder a descuentos en establecimientos.

5. Falta de confianza para delegar

Sabemos que tener una empresa es como tener un hijo. Y el cuidado de un hijo no se le deja a cualquier persona. Sin embargo, tus colaboradores son profesionales que fueron elegidos con cuidado y esmero por ti o por tu equipo de recursos humanos. Confía en tu elección y confía en su talento. Mientras más procesos quieras controlar más fallas tendrás. 

El blog Business Insights de la Harvard Business School ofrece algunos consejos para delegar con efectividad. Entre estos se encuentran:

  1. Identifica qué es posible delegar. Generalmente, los temas operativos del día a día no requerirán de tu atención. Sin embargo, sí tendrás que estar presente en asuntos como revisiones de desempeño o planeaciones estratégicas.
  2. Define claramente qué resultados esperas. Define el contexto de la actividad, las características de la misma, los KPIs para medir su resultado y los plazos de entrega.
  3. Permite el error. Este punto es particularmente importante para los perfeccionistas. Es necesario que trabajes contigo mismo para dejar de pensar que las cosas únicamente salen bien cuando tú estás involucrado. Deja que tus empleados fallen y aprender a resolver los errores. Esto les dará mayor seguridad y a ti te permitirá enfocarte en lo que realmente importa.
  • Tags:
  • Crecimiento empresarial

¿Te gustó el artículo? Regálanos un aplauso

¿Te gustó el artículo?
Regálanos un aplauso

0
Anterior:

Comienza tu empresa

Responsabilidad legal de la maquila de nómina Problemas del crecimiento empresarial Todos los dueños de ...
Siguiente:

Comienza tu empresa

NOM 035: el estrés laboral en México en 2021 Problemas del crecimiento empresarial Todos los dueños de ...