Martes, 12 de Diciembre, 2017

¿En qué consiste el cierre patronal?

En la vida laboral pueden surgir ciertas condiciones y situaciones que te obliguen a prescindir de las actividades realizadas por los empleados de tu empresa. Cuando se tiene un personal a cargo y ciertas responsabilidades con los empleados, es importante conocer todo el procedimiento que se debe llevar a cabo en caso de un cierre o paro patronal, con la intención de respetar los derechos de tus trabajadores.

Este artículo, trata principalmente sobre todo lo relacionado con el cierre patronal, qué es, cuáles son las causas que lo originan y las bases legales que sustentan este procedimiento.

¿Qué es el cierre patronal?

En resumidas cuentas, el cierre patronal es una medida de presión, aplicada por los patrones o dueños de una empresa, por causa de un conflicto laboral. La medida se trata de cerrar la empresa de forma temporal, pero dejando sin efecto los contratos colectivos o individuales anteriormente adquiridos con los trabajadores. En este sentido, las empresas dejan de trabajar, funcionar y prestar servicio comercial porque así lo ha decidido el patrón.

¿Cuál es el propósito del cierre patronal?

Esta medida suele utilizarse como una forma de presionar a los trabajadores y evadir sus peticiones laborales, especialmente cuando se trata de los sindicatos. También, puede utilizarse como un método de presión para el Estado o gobierno, cuando ha tomado cierta política pública que afecte sus empresas, o para expresar descontento con cierta gestión.

Causas de un cierre patronal

Hay ciertas condiciones o situaciones que pueden llegar a incomodar al patrón, al punto de tomar la medida de un cierre o paro patronal. Cuando esto sucede, generalmente tiene distintas motivaciones o causas, listadas a continuación:

  • Cuando el dueño de la empresa, observe un peligro grave y real, ya sea de daños para las personas o la infraestructura. Este peligro debe ser probado y no basado en sospechas o conjeturas.
  • Cuando existan irregularidades en el trabajo, falta de asistencia por parte del personal y otras causas que impidan que la producción de la empresa funcione de manera normal y acostumbrada.
  • Peligro grave y real de que la infraestructura sea invadida y ocupada ilegalmente.
  • Respuesta o acción sucesiva después de una huelga.

¿El cierre patronal es legal?

En cuanto al paro patronal, si es legal y tiene el respaldo de la ley, aunque a diferencia del derecho a la huelga, éste no es un derecho fundamental.

En este sentido, aunque el cierre patronal es legal, depende exclusivamente de las condiciones y los pasos a seguir. Por ejemplo, se considera que un cierre o paro patronal es ilícito cuando tiene como mera intención vaciar una huelga, o imponer condiciones laborales ilícitas a los empleados.

El cierre patronal, por otro lado, es completamente legal cuando tiene como objetivo preservar y cuidar la vida de los empleados, bienes e infraestructura de la empresa. Igualmente, un cierre patronal puede ocurrir para expresar quejas o demandas al Estado o a un gobierno; siempre y cuando tenga un tiempo limitado y se dedique a cumplirlo antes de volver a la actividad laboral.

¿Cuáles son los pasos que deben seguirse para llevar a cabo un cierre patronal lícito?

Al momento de querer llevar a cabo un cierre patronal se deben cumplir ciertos requisitos para que pueda ser considerado lícito y cumpla con las normativas; de lo contrario, se incurre en una falta laboral grave con responsabilidad para el patrón.

En primer lugar, se debe poner en conocimiento la solicitud o iniciativa de cierre patronal ante la autoridad laboral, antes de cumplir las 12 horas de tomada la medida. Esto puede hacerse mediante una llamada telefónica. En esta llamada, se debe establecer la duración del cierre patronal y la reanudación de las actividades laborales, tomando como referencia un tiempo estimado que haga desaparecer las causas que motivaron al patrón a tomar dicha medida. Asimismo, el patrón se encuentra obligado a obedecer y cumplir la orden administrativa de reapertura de la empresa.

Consecuencias de un cierre o paro patronal

Las consecuencias del cierre patronal pueden variar dependiendo si el mismo es lícito o no.

En el primer caso y siempre y cuando se cumpla la comunicación establecida para activar la legalidad del cierre patronal, las consecuencias son las siguientes:

  • El contrato laboral, ya sea colectivo o individual, con cada uno de los trabajadores queda suspendido por el tiempo que dure dicha medida. Asimismo, se prescinde de los servicios prestados y el pago de los salarios. Sin embargo, por este hecho, no pueden reducirse las vacaciones de los trabajadores.
  • El Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS) le otorgará una alta especial.

Por otro lado, cuando el cierre patronal es ilegal, las consecuencias para la empresa y el dueño de la empresa son las siguientes:

  • El patrón, a pesar de no haber percibido los servicios que normalmente los trabajadores y empleados de su empresa prestan, se verá en la obligación de pagar y retribuir el salario común que dichas personas reciben por sus actividades laborales.
  • El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) lo considerará en un estado de alta real.
  • Si los empleados o trabajadores presentan una demanda por la falta de percepción de salarios, el patrón deberá acudir a un tribunal en donde deberá probar la licitud del cierre.
Más Artículos...
Más Artículos...