Viernes, 10 de Noviembre, 2017

Qué es la prescripción laboral

Como empleados y patrones, todos tenemos derechos y obligaciones. Pero… ¿Sabías que, algunos de nuestros derechos laborales pueden extinguirse en determinado tiempo si no los hacemos valer en su momento? La prescripción se puede definir como la extinción de un derecho por su falta de ejercicio por parte del titular en el transcurso de un periodo de tiempo determinado. Es decir, si no reclamas tus derechos laborales en el plazo determinado por la Ley Federal de Trabajo, esos derechos se terminan al finalizar ese plazo y perderías el derecho a exigirlos por el simple transcurso del plazo respectivo. Ahora, seguramente te preguntarás, ¿Cuáles derechos laborales pueden prescribir y en qué tiempo? Empecemos a conocer qué es lo que la Ley Federal del Trabajo dice al respecto.

Derechos laborales prescritos según la Ley Federal del Trabajo

La Ley Federal del Trabajo a partir del artículo 516, establece los tiempos o plazos para que los trabajadores y patrones, puedan demandar los derechos o prestaciones que correspondan. Todo derecho para llevar a cabo una acción o demanda laboral de parte del patrón o del trabajador, que no indique su tiempo de prescripción en la ley, prescribirá en un año. Después de este plazo, se perderá el derecho a demandar sus prestaciones o derechos laborales. El plazo para demandar empieza a contar a partir del día siguiente a la fecha en que la obligación sea exigible.

Por ejemplo, si el patrón no le pagó al empleado sus prestaciones como aguinaldo, salarios devengados, vacaciones, tiempo extraordinario, etc. El empleado tendrá como plazo de un año para poder demandar al patrón por el pago de sus prestaciones. Este plazo cuenta a partir del día siguiente en que el patrón debió pagarle sus prestaciones al empleado. Si pasa el plazo de un año, y el empleado no demandó al patrón por sus prestaciones, entonces, el empleado pierde su derecho a demandar sus prestaciones, es decir, su derecho prescribe. Vamos a ver los derechos laborales que se pueden ejercer en los diferentes plazos establecidos por la Ley Federal del Trabajo (LFT).

Derechos laborales prescritos en un mes

Según el artículo 517 de la LFT, los derechos laborales que prescriben en el plazo de un mes son:

  • Para los patrones: su derecho de despedir a los trabajadores, para disciplinar sus faltas y para efectuar descuentos en sus salarios. El plazo de prescripción empieza a correr a partir del día siguiente a la fecha en que se tenga conocimiento de la causa de la separación o de la falta.
  • Para los trabajadores: su derecho para separarse del trabajo o rescindir su contrato sin responsabilidad para el trabajador y separarse de la relación laboral por alguna causa imputable al patrón.  La prescripción corre a partir de la fecha en que se tenga conocimiento de la causa de separación.

Derechos laborales prescritos en dos meses

Según el artículo 518 de la LFT, la prescripción de ejercer acciones laborales en dos meses corresponde a los trabajadores que sean separados o despedidos de su trabajo. Este plazo empieza a correr a partir del día siguiente a la fecha de la separación. Estos trabajadores que son despedidos o separados de su trabajo, tendrán un plazo de dos meses para reclamar o demandar sus derechos, ya sea exigir su reinstalación o exigir el pago de sus indemnizaciones correspondientes.

Derechos laborales prescritos dos años

Según el artículo 519 de la LFT, la prescripción de ejercer demandas laborales en dos años corresponde a:

  • Los trabajadores: para reclamar el pago de las indemnizaciones por accidentes o enfermedades por riesgo de trabajo que hayan sufrido. El periodo de prescripción empieza a correr desde el momento en que se determine el grado de la incapacidad para trabajar. Por ejemplo, si un empleado que durante su jornada laboral, sufre un accidente por riesgo laboral y produce al trabajador una incapacidad temporal en el trabajador. Si el patrón no le paga la indemnización del pago íntegro del salario que deje de percibir mientras subsista la imposibilidad de trabajar, entonces el empleado puede demandar su indemnización correspondiente a partir del momento en que se determine el grado de incapacidad.
  • Los beneficiarios de los trabajadores: para reclamar el pago de indemnizaciones en el caso de la muerte del trabajador por causa de riesgos de trabajo. El periodo de prescripción empieza a correr desde la fecha de la muerte del trabajador. Por ejemplo, cuando el riesgo de trabajo ocasione la muerte del trabajador, y el patrón no les pague las indemnizaciones correspondientes a los beneficiarios del trabajador, éstos deberán demandar al patrón por las indemnizaciones correspondientes a dos meses de salario por concepto de gastos funerarios; y cinco mil días de salario. Los beneficiarios tienen 2 años a partir de la fecha del trabajador para exigir sus derechos.

Interrupción del tiempo de la prescripción

El plazo de prescripción de cualquier acción laboral se puede interrumpir por:

  • La presentación de la demanda o de cualquier promoción ante la Junta de Conciliación y Arbitraje. Esto significa, que la demanda del trabajador está siendo atendida por esta Junta de Conciliación con el objetivo de que sea resuelta en los mejores términos entre el trabajador y el patrón.
  • Si la persona a cuyo favor corre la prescripción reconoce el derecho de aquella contra quien prescribe, ya sea de palabra, por escrito o por hechos indudables. Esto significa que la persona demandante, reconoce los derechos de la otra persona demandada, y esto es un punto de avance para llegar a un acuerdo o conciliación entre las partes.

Es muy importante conocer los plazos de prescripción de las acciones que pueden tomar los empleados, patrones o beneficiarios, con el fin de evitar que los plazos expiren y se extingan nuestros derechos.

Más Artículos...
Más Artículos...