Viernes, 15 de Diciembre, 2017

Los objetivos de la gestión del talento humano

Es claro que el recurso humano es lo más importante en un empresa ¿Por qué? La respuesta es que la empresa es una entidad con vida, vida que se la dan las personas que en ella laboran. La empresa no es nada más un edificio, oficinas, escritorios, equipos de cómputo, máquinas, herramientas, etc. Una empresa está formada (y también forjada) de personas cuyo talento humano le agregan valor. Sin ellos la organización pasa a ser nada.

Hoy, más que en cualquier otra época, debemos valorar el talento humano. Evidentemente el dinero es importante, pero aún más es el conocimiento y talento pues la forma de utilizarlo es la clave del rendimiento de la organización. Las personas con sus habilidades, aptitudes y conocimientos se convierten hoy más que nunca en motor de las nuevas organizaciones. Y es aquí donde surge el nuevo enfoque de la gestión de talento. Las personas dejan de ser solo personas y son considerados seres valiosos por facultades, inteligencia, personalidad, conocimientos e inclusive su personalidad.

El recurso humano como forma de éxito

Es entonces que el talento humano se convierte en la subsistencia de la empresa del siglo XXI, pues de este depende el éxito de las actuales organizaciones que se enfrentan a un entorno cambiante y de transición. Las empresas que mejor dominan las competencias de sus empleados son las más eficaces y competitivas. Esta colección de conocimientos y comportamientos surge principalmente de los aprendizajes, algunos de ellos de la capacitación. De tal suerte que estos conocimientos son claramente observables en las situaciones del trabajo diario, en su “know how” y en cualquier situación que se les ponga a prueba.

Sin embargo y como ya mencionamos la importancia de que el elemento humano sea el elemento potenciador de la empresa es un concepto relativamente nuevo. En la revolución industrial el elemento más codiciado por las entidades era el carbón, después el petróleo. El siglo XX estuvo marcado por guerras donde se peleaba la tenencia de estos recursos.

Qué pasa con el talento mexicano

Hoy en día las organizaciones saben que el recurso más valioso es el elemento humano. Este es un recurso “renovable” y abundante en el planeta de modo que las actuales “guerras” que se libran, son por el recurso humano. En México por ejemplo tenemos la llamada “fuga de cerebros” que como ya sabemos es el reclutamiento de ciudadanos forjados en nuestro país y que por su talento son buscados en otras economías, pero México no es el único país que le ocurre esto. Existen por ejemplo profesionales de la salud en el sureste asiático, Paraguay, Ecuador, Bolivia incluso Corea del sur que cobran salarios bajos y cuyo talento es exportado a otras naciones por sus destrezas. Esta es una forma de conseguir talento en precio de oferta. Igual que poner fábricas en China, México o Taiwán donde la mano obra altamente calificada cobra salarios bajos (comparados con los salarios estadounidenses y europeos).

Objetivos de la gestión del talento

Aquí tenemos una respuesta ambigua. Es cierto, porque las empresas buscan talento y lo conservan tienen allí su principal activo intelectual. Pero reclutar talento y posteriormente retenerlo es un paso necesario sí, pero por sí mismo es insuficiente, dado que es necesario saber aplicar y utilizar el talento de forma eficiente, por ejemplo, con la definición de puestos.

Veamos algunos de los objetivos buscados o esperados de la gestión de talento humano:

  • Atraer talento calificado y capaz de adquirir habilidades para la corporación.
  • Retener talento.
  • Generar motivación en el talento.
  • Ayudar al talento a su desarrollo.

Algunos objetivos no buscados, si no que estos se darán “por añadidura” son:

  • Aumento de la productividad.
  • Mejoramiento del clima laboral.
  • Cumplimiento íntegro de normas y estatutos legales.
  • Competitividad de la empresa.
Más Artículos...
Más Artículos...