Jueves, 9 de Noviembre, 2017

Empleado sindicalizado: En comparación con otro tipo de empleados

¿Qué es un empleado sindicalizado?

La figura del empleado sindicalizado está definida en la Ley Federal del Trabajo, específicamente en el artículo 154, donde se explica que un empleado sindicalizado es aquel que está agremiado en una organización sindical que esté debidamente constituida, es decir, cumpla con todos los requisitos legales para ello. Debemos recordar que un sindicato es una asociación de trabajadores que se establecen en dicha agrupación para velar por diferentes intereses, beneficios, y procedimientos de tipo económicos, profesionales y sociales que afectan a los trabajadores.

En realidad, el trabajador sindicalizado no es una figura contrapuesta al trabajador de confianza. Antes de ser un trabajador sindicalizado, es un trabajador de planta, que es realmente la clasificación que se menciona en la Ley Federal del Trabajo, entre los diferentes tipos de empleados. Así, un trabajador de planta no necesariamente debe estar sindicalizado, ya que esto se trata de un derecho voluntario. Lo que sí se debe saber, es que la sindicalización de un empleado de planta, está contemplada en las leyes mexicanas, y por tanto, puede ser un derecho ejercido cuando el empleado lo desee.

Ventajas y desventajas del empleado sindicalizado

Ser un empleado sindicalizado tiene algunas ventajas, ya que al pertenecer a un grupo en común con otros empleados, se pueden unir para lograr objetivos de diversa índole, pero que generalmente están asociados con su bienestar. De este modo, cuando los empleados se presenten ante el patrón o cualquier otra figura dentro del contexto laboral para discutir un tema, hacer una solicitud, etc., lo harán de una forma más organizada, y permitirá a todos los empleados tener una sola voz, en lugar de hacer una solicitud individual que termine de algún modo generando reacciones negativas hacia ese empleado.

Se supone que los empleados saben lo que es mejor para ellos y sus respectivas situaciones, así que al estar en un sindicato pueden hacer una mejor gestión de sus derechos y reinvidicaciones. Además, el carácter legal que tiene el establecerse en un sindicato, les da más peso ante las instituciones.

Ahora bien, realmente este es un tema en discusión, porque en muchos casos se ha mostrado que los trabajadores sindicalizados tienen de hecho una serie de beneficios y condiciones, por encima del resto de los trabajadores de planta no sindicalizados.

¿En qué se diferencía con empleados de otro tipo?

Esta figura está también definida en la Ley Federal del Trabajo, específicamente en el artículo 9, donde se dice que este empleado (de confianza) se determina de acuerdo a la funciones que ejerza, tomando en cuenta que se trate de tareas como fiscalización, dirección, vigilancia e inspección de modo general.

Este tipo de empleado ejerce funciones estrechamente relacionadas con las del patrón. Claro está, se hace énfasis en que es justamente evaluando las funciones ejercidas por un empleado que se da la clasificación de empleado de confianza, no a través del título del cargo, ni al grado de cercanía que pueda tener con el patrón.

Ventajas y desventajas de empleados de confianza

Es justamente por este motivo, que los empleados de confianza gozan de una serie de ventajas, ya que pueden recibir bonificaciones o beneficios especiales por su desempeño, que generalmente son otrogados por el patrón de una manera voluntaria, sin tener que obtenerlos mediante reclamos o discusiones.

Sin embargo, a pesar de que puediera parecer que ocupar un cargo de este tipo no tiene desventajas, realmente sí las tiene. Inicialmente, tenemos que que un trabajador de confianza puede llegar a trabajar más de las 8 horas establecidas por la ley, justamente dependiendo de la importancia de sus funciones.

También, ser un trabajador de confianza, le permitirá al empleado eventualmente, escalar posiciones dentro de una organización, lo que se traduce en mayor sueldo, mayor experiencia profesional, y mejores condiciones en general.

Otra desventaja es que la ley establece que el patrón puede terminar la relación laboral con un trabajador de confianza cuando considere que esta (la confianza) se ha perdido. De allí que podemos pensar que el puesto de un empleado de este tipo es en cierto modo inestable.

Coexistencia entre empleados sindicalizados y de confianza

Antes que nada, se debe evitar satanizar a ambas figuras pues son simplemente clasificaciones dentro del entorno laboral.  La contraposición de este tipo de empleados, se da en el sentido de que en muchas ocasiones los aspectos de los gozan unos, no aplican para los otros, pero lo mismo sucede con las desventajas.

Por ejemplo, cuando un trabajador sindicalizado y de planta pasa a ser un trabajador de confianza, ya no puede formar parte del sindicato anterior, en tal caso tendría que organizarse en un sindicato de trabajadores de confianza y esto no tiene mucho sentido, ya que se supone que son pocos en cuanto a número de empleados dentro de una empresa se refiere.

Igualmente, formar parte de un sindicato de trabajadores no necesariamente significa estar en enfrentamiento constante con un patrón, especialmente si este se ha dedicado a mantener a sus trabajadores contentos y ha cumplido con los requisitos que la ley establece respecto a los beneficios que deben recibir.

Más Artículos...
Más Artículos...