Viernes, 10 de Noviembre, 2017

Protegiendo a las mujeres embarazadas

En la historia, la mujer siempre ha buscado la igualdad de condiciones y oportunidades laborales a nivel mundial. Nuestra Ley Federal del Trabajo (LFT) en México establece que las mujeres disfrutarán de los mismos derechos y tendrán las mismas obligaciones que los hombres en el trabajo ¡Esto es magnífico!

Adicionalmente, la LFT dedica todo un título a la protección de la maternidad, es decir, cuida a las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia. Es muy importante conocer cuáles son las normas que obligan al patrón a dar protección a la maternidad de las trabajadoras.

¿Cómo protege la Ley laboral a las mujeres embarazadas?

Uno de los primeros artículos de la Ley que protege el trabajo de las mujeres embarazadas es el artículo 133 fracción XV de la LFT que indica que está prohibido a los patrones despedir a una trabajadora o forzarla directa o indirectamente a renunciar a su puesto de trabajo, sólo por estar embarazada.

El objetivo de esta disposición es acabar con la discriminación laboral de las mujeres embarazadas por parte de sus empleadores. Antes, despedir a las embarazadas era una práctica muy común. Hoy en día, esta mala práctica ha disminuido, pero no se ha erradicado, por ello existe el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación en México (CONAPRED) para recibir y resolver las denuncias por actos de discriminación por parte de empleadores particulares o funcionarios públicos.

¿Cuáles otras disposiciones de la Ley Federal del Trabajo protegen a la maternidad?

Todo el título Quinto de la Ley habla del trabajo de las mujeres y de la protección de la maternidad, este título corresponde a los artículos de 164 al 172.

La Ley indica que con el objetivo de no poner en riesgo a la mujer que esté en periodo de gestación, esto es desde el mes 1 y hasta el mes 9 de embarazo, o durante el periodo de lactancia, esto es cuando amamanta al bebé, ésta no podrá desempeñar:

  • Labores insalubres o peligrosas.
  • Trabajo nocturno industrial.
  • Labores después de las 10 pm de la noche.
  • Horas extraordinarias.

La trabajadora embarazada o en lactancia debe percibir su salario, prestaciones y/o derechos de manera normal. Para que, estas disposiciones sean aplicadas a la trabajadora embarazada, ésta deber dar aviso de su embarazo lo más pronto posible, a su jefe o patrón y al personal de recursos humanos.

¿Qué pasaría si hay una Contingencia Sanitaria declarada por las autoridades?

Cuando las autoridades declaren oficialmente una contingencia sanitaria, las mujeres trabajadoras embarazadas y de lactancia no deberán laborar en estas condiciones. Esto no debe afectar su salario, prestaciones ni derechos.

Por ejemplo: En 2011, la gripe H1N1 llegó a México y era altamente contagiosa y mortal, así que, como medida preventiva, las Autoridades Sanitarias, como Secretaria de Salud, declararon Contingencia Sanitaria, en la cual las escuelas cerraron y la actividad comercial, industrial y financiera se redujo al 33% de los empleados para evitar una epidemia.  En este caso, las primeras impedidas para laborar fueron las empleadas embarazadas y de lactancia y después los demás empleados. Los empleados recibieron su salario y prestaciones de manera normal.

¿Cuáles son los derechos de las madres trabajadoras?

Las empleadas embarazadas, tendrán derecho a no trabajar en labores que exijan:

  • Grandes esfuerzos como levantar grandes pesos.
  • Estar de pie durante largo tiempo.
  • Que puedan alterar su estado psíquico y nervioso.

Las madres trabajadoras embarazadas tendrán derecho a un descanso de 6 semanas antes y 6 semanas después del parto. Para esto, deberán ir con el médico del IMSS, para que les extienda una incapacidad oficial por maternidad por plazo antes indicado y entregársela a su patrón. Existe la posibilidad de que la mamá disfrute solo 2 semanas antes del parto y las 4 semanas no tomadas, las disfrute después del parto, es decir, que disfruté 10 semanas después del parto. En la práctica, esta última opción es la preferida por las mamás trabajadoras para poder pasar más tiempo con sus bebés.

Existen ocasiones en que el recién nacido nace con discapacidad y requiere atención hospitalaria, en estos casos, el descanso de la madre trabajadora podrá ser de hasta 8 semanas después del parto. Durante este periodo de incapacidad por maternidad dictado por el médico del IMSS, las madres trabajadoras percibirán su salario íntegro.

En caso de que la mamá sufra alguna imposibilidad de trabajar por un embarazo de riesgo, o alguna complicación en el parto que ocasiona que la incapacidad deba de prorrogarse, las madres tendrán derecho al 50% de su salario durante ese periodo, siempre y cuando no sea mayor de 60 días.

Después del parto, la madre trabajadora tiene derecho a regresar al puesto, siempre y cuando no haya pasado más de un año después de la fecha del parto. Además, su antigüedad no será interrumpida por los períodos de incapacidad por maternidad.

¿Qué derechos aplican para una madre trabajadora en periodo de lactancia?

En el periodo de lactancia, la madre trabajadora tendrá derecho a 2 periodos por día, de 30 minutos cada uno para alimentar a sus hijos. Pero si esto no es posible, entonces la jornada laboral será reducida en una hora para ir a alimentar a sus hijos. Esto hasta que el niño cumpla el primer año de edad.

¿Qué derechos aplican para una trabajadora que adopte a un niño?

En este caso, la trabajadora que adopte a un niño tendrá derecho a disfrutar un descanso por 6 semanas posteriores al día en que reciba al niño, siempre y cuando el niño sea menor de 6 meses, en caso el niño sea mayor de 6 meses, solo disfrutarán de 3 semanas. La madre adoptiva gozará de su sueldo íntegro durante ese periodo de descanso.

Como nos pudimos dar cuenta, la Ley protege a las madres trabajadoras en diversas formas y es necesario conocer estas disposiciones para cumplir con ellas.

Más Artículos...
Más Artículos...