¿Qué es el coaching empresarial? Toda una ventaja competitiva

Coaching empresarial

En cualquier ámbito todos precisamos de una guía para cumplir las metas. Guiar es mostrar un camino que tenga el menor número de obstáculos y esto es lo que hace el coaching empresarial. 

El coaching empresarial se ha convertido en una ventaja competitiva porque las organizaciones que reciben este tipo de asesoramiento pueden plantear el rumbo del negocio con mayor facilidad. Conoce cómo implementar esto en tu empresa. 

¿Qué es el coaching empresarial? 

El coaching empresarial es una asesoría que realiza un guía profesional —a través de una serie de metodologías, técnicas e instrumentos— a los directivos de una organización, a sus colaboradores o a equipos específicos, para ayudarlos a plantearse objetivos inteligentes que puedan cumplir al potencializar las capacidades de las personas. 

Este coaching busca lograr resultados eficientes de una mejor forma, que además contribuya al desarrollo profesional y personal. Consiste en un tipo de guía para que las empresas mejoren sus procesos, liderazgos y operatividad.  

Entre las ventajas de este tipo de guía destacan:

  • Potencializar las capacidades del personal
  • Incrementar la productividad
  • Mejorar procesos y funciones
  • Elevar el rendimiento laboral
  • Aumentar la comunicación y la colaboración

Tipos, técnicas e instrumentos de coaching empresarial 

El coach no es un experto en cada uno de los sectores o negocios ni un “todólogo”; es un profesional con inteligencia emocional, pensamiento estratégico y con una gran capacidad para comunicar. 

Entre las cualidades de los coaches destaca la confianza, empatía, atención al detalle, ser un excelente motivador, que sabe compartir experiencias y que cuenta con la claridad para brindar una visión más amplia.

Uno de los principales instrumentos del coaching empresarial es el impulso de las motivaciones personales como detonante de cambios. Otros instrumentos valiosos son el análisis de contextos, selección de personal, identificación de capacidades, construcción de objetivos y aprendizaje continuo.

Existen diferentes tipos de coaching, entre los que destacan:

  1. Coaching sistémico: consiste en ver a la persona o a la empresa como una conjugación de sistemas y subsistemas, así que cada acción repercute en el todo. 
  2. Coaching ontológico: se centra en la comunicación, ya que considera que las formas de pensamiento y los procesos dependen de cómo se percibe un entorno.
  3. Coaching con inteligencia emocional: se enfoca en lograr un balance emocional como forma de autoconocimiento y superación de todas las capacidades de una persona o de los líderes de una empresa. 
  4. Modelo GROW: se basa en sesiones con preguntas abiertas que invitan a la reflexión y la consecución de objetivos que deben lograrse en 4 fases: metas, realidades, opciones y voluntad. 
  5. Modelo ACHIEVE: se hace una escucha activa para atender todos los detalles; se realiza en 7 etapas: evaluación, lluvia de ideas, definición de objetivos, verificar opciones, evaluar soluciones, hacer un plan de acción y mantener la motivación.

Hay muchas técnicas que utilizan los coaches; sin embargo, su uso y efectividad dependerá de cada tipo, a quién se está aplicando y en qué contexto. Por ejemplo, si se trata de motivar a los equipos en una empresa, se puede usar la técnica de cualidades positivas, es decir, que cada uno de los compañeros mencione qué atributo es el que más sobresale en los demás. 

Otras técnicas valiosas para el coaching son la lluvia de ideas, exposición de ideas, juego de rol, entrevistas, la construcción de objetivos SMART, compartir logros, escribir los planes y metas, entre otras. 

¿Cómo implementar el coaching en mi empresa?

Puedes aplicar el coaching empresarial para elevar la eficacia en tus resultados e impulsar nuevas competencias en tus colaboradores. Estos pasos te ayudarán para que lo implementes con éxito: 

  • Haz un diagnóstico: identifica el contexto, piensa si es para tus gerentes, para un área específica o para un equipo; verifica qué aspectos quieres cambiar o mejorar.  
  • Diseña el tipo de coaching: analiza los tipos de coaching, sus métodos, técnicas e instrumentos y selecciona con cuáles trabajarás.  
  • Pon manos a la obra con un plan: establece objetivos SMART, crea un plan de acción y un cronograma de las tareas a realizar, y aplícalos. 
  • Realiza un seguimiento: monitorea cómo va avanzando tu coaching y si hay algo que debas modificar. 
  • Evalúa los resultados: cuando termines el proceso comprueba lo que has logrado. 

Como podrás ver, el coaching empresarial es una buena alternativa para motivar, guiar y cumplir objetivos en tu organización. No obstante, una de sus desventajas es que no suele haber muchos coaches empresariales que realmente tengan una formación sólida, por lo que tu mayor reto será identificar que no estás frente a una persona que improvise o que con falta de experiencia. 

¿Te gustó el artículo? Regálanos un aplauso

¿Te gustó el artículo?
Regálanos un aplauso

0
Anterior:

HR Management

Aviso de reanudación de actividades: ¿Qué es y cuándo se presenta ante el SAT? Coaching empresarial En cualquier ámbito todos precisamos ...
Siguiente:

HR Management

FullStack Coaching empresarial En cualquier ámbito todos precisamos ...


This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds