Ideas para redactar una carta de renuncia voluntaria

Carta de renuncia voluntaria

Si has tomado la decisión de separarte de una compañía y quieres dejar una buena impresión puedes optar por redactar una carta de renuncia voluntaria. 

Continúa leyendo para descubrir su utilidad y adopta algunos consejos que te ayudarán a redactar este importante documento.

¿Qué es una carta de renuncia voluntaria?

Una carta de renuncia voluntaria es un documento en el que un trabajador expresa de manera clara su interés por desvincularse del puesto de trabajo que ha desempeñado hasta el momento. En algunos casos estas cartas pueden incluir los motivos de la separación y algunas indicaciones sobre la conclusión del trabajo pendiente, si se considera necesario.

Es importante tener en cuenta que este documento no es una carta de intención, por lo que no funciona como una advertencia para la empresa. Por el contrario, es un aviso de la separación laboral. Por ello solo debe utilizarse cuando el empleado está seguro de su renuncia o cuando la empresa la solicite. 

La importancia de redactar una buena carta de renuncia voluntaria 

Las cartas de renuncia voluntaria dan una buena imagen y permiten cerrar el ciclo de colaboración de manera formal y respetuosa, así como dejar un testimonio de cuándo ocurrió la separación. Recuerda que en futuras oportunidades laborales será importante la opinión de tus antiguos empleadores o, incluso, tendrás que trabajar con las mismas personas, por lo que siempre es deseable concluir la relación en buenos términos.

Una carta de renuncia voluntaria siempre debe ser redactada por el empleado que se separa de su labor, aunque hay ocasiones en las que son los mismos empleadores quienes las solicitan, con el fin de registrar formalmente la renuncia del trabajador y hacer más sencillo el cálculo de su finiquito

Qué debería incluir la carta de renuncia voluntaria

Al ser un documento formal, todas las cartas de renuncia deben contener algunos elementos básicos. Veamos algunos de los más importantes: 

  1. Fecha y ubicación, generalmente al margen derecho.
  2. Nombre del destinatario, así como su puesto, o, en su defecto, el nombre de la empresa.
  3. Saludo formal al destinatario.
  4. Párrafo introductorio, en donde se notifique el motivo de la carta y se dé aviso de la renuncia.
  5. Párrafo de desarrollo, en donde puedes indicar las causas de la separación, informar sobre tu desempeño o agradecer a los empleadores.
  6. Párrafo de cierre, en donde se exprese que tomas la decisión de forma voluntaria.
  7. Nombre y firma.

Ideas para redactar una carta de renuncia voluntaria 

  • Sé directo: usar un lenguaje simple y directo te ayudará a dejar clara tu renuncia sin dar demasiadas vueltas. Recuerda que la renuncia voluntaria es un derecho, por lo que no necesitas justificar tu deseo.
  • Ofrece colaboración: al concluir una relación laboral no solo los empleados se ven afectados. Las empresas deben contratar nuevo personal y gestionar las tareas pendientes. Para dar una buena imagen puedes ofrecerte a colaborar con la capacitación del nuevo personal.
  • Mantén las puertas abiertas: el futuro profesional de todas las personas es incierto, por lo que vale la pena mantenerse dispuesto a laborar en el futuro con la compañía, siempre y cuando las condiciones lo permitan. Si ese es tu interés, hazlo saber a tu destinatario.
  • Incluye una fecha de separación: recuerda que es importante incluir la fecha a partir de la cual esperas dejar de prestar tus servicios, incluso si planeas que tenga efecto inmediato. Esta propuesta debe estar abierta a negociación con los patrones.
  • Agradece: agradecer a los empleadores siempre es una buena idea, incluso si los motivos de la separación han impactado negativamente en tu vida personal o profesional. El agradecimiento comunica respeto y formalidad.

A quién debes entregar la carta de renuncia voluntaria y qué puedes hacer si la empresa no la acepta

Si en tu empresa cuentan con área de Recursos Humanos es recomendable que ahí la entregues, porque será el que se ocupe del proceso de separación. En caso de que no exista ese departamento, puedes tratar el asunto directamente con tu empleador.

Si los representantes del departamento o el empleador se niegan a recibir la carta o a firmar de recibido, deberás acudir a la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (PROFEDET). Esto dejará constancia de la voluntad de separación ante un órgano oficial con el fin de evitar problemas legales en el futuro. 

Como hemos visto, concluir una relación laboral en buenos términos es siempre una buena idea. Además, hacerlo de forma clara puede ayudarte a evitar problemas futuros. La carta de renuncia laboral voluntaria ayuda a cumplir con estos objetivos.

¿Te gustó el artículo? Regálanos un aplauso

¿Te gustó el artículo?
Regálanos un aplauso

0
Anterior:

HR Management

Herramientas digitales para la gestión de recursos humanos Carta de renuncia voluntaria Si has tomado la decisión de ...
Siguiente:

HR Management

¿Qué es el catálogo de productos y servicios del SAT? Carta de renuncia voluntaria Si has tomado la decisión de ...


This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds