Miércoles, 8 de Noviembre, 2017

¿En qué consisten los estímulos fiscales para adultos mayores?

México es estadísticamente un país joven, lo cual se ve reflejado en su fuerza de trabajo, pero hay un sector de la población que suele quedar en segundo plano. De los 12.5 millones de adultos mayores que viven en México, sólo 4 millones tienen empleo, dejando al resto a merced de sus familiares y el gobierno. De entre los adultos mayores que forman parte del mundo laboral, el 80% lo hacen en la informalidad. ¿Qué solución tiene este problema?

Diferentes organismos como el IMSS y el SAT han implementado estímulos para que las empresas –sobre todo las PyMES– opten por el contrato de personas de la tercera edad. Legalmente, en México se considera adulto mayor a la persona que pasa de los 65 años. El estímulo fiscal que se otorga a los patrones al contratar a alguien de esta edad consta de una deducción adicional para sus ingresos acumulables del 25% procedente del salario que se utiliza como base para calcular el ISR del trabajador

Ejemplo

Gabriela tiene 66 años y trabaja en un supermercado. Su salario mensual total es de $4,000. Gracias al estímulo por contrato de adultos mayores, el patrón puede deducir de sus ingresos acumulables el 25% del salario de Gabriela.

$4,000 x 25% = el patrón puede deducir mensualmente $1,000 de sus ingresos acumulables

Para que este estímulo sea otorgado, el patrón debe haber dado de alta en el IMSS al adulto mayor y estar al corriente con el pago de sus cuotas obrero-patronales. La meta de estos incentivos es mantener a los adultos mayores empleados y fuera de la informalidad.

Más Artículos...
Más Artículos...