Pólizas contables, ¿qué son y para qué se utilizan?

Tabla de contenidos

  1. ¿Qué es una póliza contable?
  2. ¿Cuáles son las ventajas de llevar una póliza contable?
  3. ¿Qué debe contener una póliza contable?
  4. Requisitos fiscales de pólizas para la contabilidad electrónica

Llevar un buen control financiero dentro de una empresa no solo es esencial para asegurar el óptimo funcionamiento de la organización, el registro de ganancias y el monitoreo del desempeño, sino que es un requerimiento solicitado por la autoridad fiscal.

De acuerdo con la ley, todos los contribuyentes deben llevar un control de su contabilidad, ya sea mediante libros, registros o archivos que sirvan como soporte de su vida financiera. Las pólizas contables son un buen recurso que las empresas pueden aprovechar para tener organizados sus números y cumplir con sus obligaciones fiscales.

Hablemos más de ellas y de la forma en que puedes emplearlas en tu empresa.

¿Qué es una póliza contable?

Las pólizas contables son documentos que ayudan a las empresas a gestionar sus operaciones financieras y a mantener el control de su contabilidad durante un periodo determinado. Estos documentos reflejan los movimientos de una empresa que se correspondan con alguno de estos tipos:

  • Internos: son documentos conocidos como “pólizas de diario” y dejan testimonio de una operación dentro de la empresa, como transferencias entre cuentas, cierres contables o reclasificación de capital.
  • Egresos: reflejan los gastos o salidas de dinero generados por la operatividad de una empresa, tales como el pago a empleados, proveedores o incluso inversiones.
  • Ingresos: son aquellos movimientos que testimonian la entrada de dinero, o bien las operaciones que elevan el patrimonio de una empresa y que son producto de las operaciones comerciales con clientes.

Por otro lado, estos recursos pueden ser digitales o físicos, pero para cumplir con su función deben siempre formar parte de un archivo o histórico.

¿Cuáles son las ventajas de llevar una póliza contable?

Generar pólizas de contabilidad tiene como principal objetivo el registro de todas las operaciones comerciales, financieras y contables. Este, naturalmente, es su principal beneficio. Pero no es su única utilidad. Por el contrario, estos documentos son ideales para las siguientes tareas:

  • Tomar decisiones financieras, comerciales y de inversión basadas en información objetiva.
  • Contar con datos útiles para la generación de reportes o informes de actividad financiera.
  • Sirven como recordatorios del desempeño de una empresa, ya sea cuando se está teniendo éxito o cuando una estrategia no está funcionando.
  • Mantener un histórico útil para procesos como auditorías o revisiones internas o externas.
  • Rastrear operaciones e identificar responsabilidades en tu gestión empresarial.

¿Qué debe contener una póliza contable?

Para que una póliza contable sirva su función es necesario que cuente con los siguientes elementos:

  • Folio o número de identificación que permitirá rastrear operaciones.
  • Indicación sobre el tipo de póliza (de diario, ingresos, egresos, etc.).
  • Datos de las facturas o comprobantes correspondientes (números de referencia, folio del CFDI, datos de la operación).
  • Montos amparados por el documento.
  • Impuestos generados o tasas aplicables.

Esta información te ayudará a llevar el control de tus operaciones financieras dentro de tu organización. Sin embargo, deberán contar con algunos requisitos más para poder servir como comprobantes ante la autoridad fiscal. 

Requisitos fiscales de pólizas para la contabilidad electrónica

Como hemos visto, las pólizas contables sirven principalmente para la gestión interna de las empresas, por lo que no deben entregarse al generar facturas electrónicas. Sin embargo, cuando la autoridad fiscal lo solicite, las empresas deben contar con los soportes de sus operaciones.  

El primer requisito que deben tener las pólizas para la contabilidad electrónica de una empresa es que deben incluir los datos del CFDI correspondiente. Además, es necesario que contengan los siguientes elementos:

  • Versión del formato utilizado. 
  • Datos de la cuenta para cada operación.
  • Estar en español y utilizar la moneda nacional, o bien contar con una traducción y equivalencia.
  • Fecha de la operación.
  • Forma de pago.
  • RFC de quienes participaron en la operación.

Además, al presentar la contabilidad electrónica se debe poder generar en formato XML. Asimismo, la información de las pólizas debe ser entregada mensualmente junto con la balanza de comprobación. El plazo límite para hacerlo es un mes después de la fecha de realización de las operaciones.

Da el seguimiento adecuado a tu empresa, recuerda que las pólizas, junto con otros documentos administrativos, son vitales para una buena gestión. 

Si nuestro artículo te fue útil, te invitamos a suscribirte a nuestro newsletter donde podrás enterarte de todas las actualizaciones en temas fiscales, contables y empresariales dentro del mundo laboral, o darle respuesta a tus preguntas más frecuentes en estos ámbitos. 

  • Tags:
  • Artículo
  • Nómina

¿Te gustó el artículo? Regálanos un aplauso

¿Te gustó el artículo?
Regálanos un aplauso

24
Anterior:

Nómina

¿Cómo obtener el número de serie de la firma electrónica avanzada? Llevar un buen control financiero dentro de una empresa no ...
Siguiente:

Nómina

Cierre anual fiscal: Aspectos clave a considerar Llevar un buen control financiero dentro de una empresa no ...


This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

Sólo un paso más



This will close in 0 seconds


This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds