Martes, 7 de Noviembre, 2017

¿Qué son los AFORE y cuál es su función?

El término AFORE ha sido cada vez más utilizado en el ámbito laboral, a pesar de que aún muchas personas no saben realmente de qué se trata y cuáles son los beneficios que representa. Así, hemos decidido explicarte de forma detallada todo lo que necesitas saber al respecto en el siguiente artículo.

Antes que nada, AFORE, es básicamente un recurso para ahorrar dinero. Pero su nombre realmente se corresponde a las siglas que abrevian el título: Administradora de Fondos para el Retiro. De allí que podemos definirlo como el instrumento que permite a cada empleado, ahorrar, administrar e invertir los fondos para su retiro en un determinado empleo.

Dependencia legal

El elemento que le da legitimidad a una AFORE, es el hecho de que estas administradoras deben estar suscritas al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), que funciona dentro del Estado mexicano.

Ciertamente, como toda institución legal adscrita al Estado, tienen un ente que los supervisa, en este caso se trata de la CONSAR, que es la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro.

A su vez, el único órgano que puede dar autorización para que una AFORE entre en actividad, es la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. De modo que se trata de un instrumento con validez legitimada en las leyes mexicanas, con un nivel de credibilidad desde este marco.

Rango privado

Aunque deben estar adscritas a las instituciones antes mencionadas, las AFORE realmente tienen un rango privado pues realmente se manejan como empresas que funcionan con el fondo de los trabajadores, procurando que sus ahorros no solo se mantengan seguros, sino que logren incrementarse en un tiempo prudencial.

Así, encontramos una amplia oferta de AFORES en el mercado, que procuran tener la mayor cantidad de aportes y socios para manejar una cantidad de fondos mayor y así proceder a hacer una diversidad de negocios.

¿Cómo es su funcionamiento?

A todo trabajador con un contrato que recibe un sueldo por sus servicios en una empresa, se le  descuenta un porcentaje de su salario, que se destina a ser parte de los fondos para su retiro, a este porcentaje aportan también dos fuentes más: el gobierno, y el patrono.

En este sentido, un 6.5% del total del sueldo es lo que se destina al ahorro del trabajador. Dichos fondos son colocados en una AFORE para su administración y manejo. Ahí se invierten en el SIEFORE, que explicaremos a continuación.

SIEFORE

Se trata de un sistema de fondos especializados en ahorro, destinados especialmente a funcionar como fuente para el retiro, donde las AFORE invierten el dinero de los trabajadores. Estos se dividen en al menos dos tipos básicos, como por ejemplo, las acciones de renta fija y variable, así como los bonos.

La actividad del SIEFORE, agrupa cuatro grandes categorías de riesgo de la inversión, que se clasifican a partir de la edad que tenga el trabajador, de allí que encontramos grupos de 36 años o menos, en el nivel 4, entre 37 y 45 años para el nivel 3, entre 46 y 59 años para el nivel 2 y 60 años o más para el nivel 1.

Una vez que se identifica el nivel de inversión, se calcula el nivel riesgo, tomando en cuenta que mientras más joven sea el trabajador, más es el grado de riesgo que puede tomar. Por su parte, si el trabajador pertenece a niveles más bajos de la clasificación (1 o 2), entonces debe optar por inversiones de renta fija que son más seguras.

Beneficios de tener una AFORE

Existen muchos beneficios al tener una AFORE, porque realmente se trata de algo más que una simple caja de ahorro. En suma, los beneficios podemos resumirlos en cuatro grandes renglones:

  • Apoyo como desempleado: Debido a que en ocasiones un empleo no dura para siempre, una AFORE puede ayudar al empleado a tener un poco de dinero mientras consigue un nuevo trabajo. En este caso, se exige que lleve al menos tres años cotizando, y solo podrá hacer este tipo de solicitud cada 5 años.  Sólo se requiere una certificación de que la persona está desempleada hace más de 45 días, y tener las cotizaciones al día. El monto del retiro irá desde los 30 hasta los 90 días del sueldo anterior.
  • Retiros: Así como el retiro de desempleo, es posible hacer un retiro por motivo de matrimonio, y en algunos casos por razones más personales como una inversión o proyecto específico, pero dependerá de las condiciones propias de cada AFORE.
  • Pensiones: Se otorgan pensiones temporales y permanentes, dependiendo de si la persona está en condiciones de recuperarse o no. Para el primer caso, el estimado es de 60% del último salario recibido, y se concede  hasta por 52 semanas. Por su parte, la pensión definitiva equivale a un 35% del sueldo promediado sobre las últimas 500 semanas de cotización.

¿Qué sucede con tu saldo si pierdes el empleo?

Supongamos que desafortunadamente una persona pierde su empleo antes de cumplir la edad mínima para retirarse. Ante este es panorama, la pregunta sobre lo que sucede con tu saldo es inminente.

La respuesta es bastante sencilla: los recursos son tuyos y nadie podrá usurparlos. De modo que los podrás retirar igualmente cuando cumplas con las cotizaciones correspondientes, sabiendo que el número mínimo de semanas son 1250, o cuando tengas la edad adecuada, que son 60 años.

Como se observa, se trata de un tema muy amplio que requiere mucha atención en otros aspectos, tales como la elección de la AFORE, las opciones de inversión y ahorro que ofrecen, cómo es el proceso de registro, entender porqué una AFORE cobra comisiones, cómo tener una cuenta individual sin necesidad de ser un empleado de alguna empresa propiamente dicha, etc.

Todos estos temas también puedes conocerlos, y si tienes alguna duda que no hayamos contemplado en este texto, entonces cuéntanos tu caso y juntos te ayudaremos a aclarar tus dudas y comprender tu situación en particular.

Más Artículos...
Más Artículos...