Miércoles, 13 de Diciembre, 2017

¿Trabajador de confianza?¿Qué es eso?

Un trabajador es toda aquella persona que se desempeña una labor, bien sea física o intelectual, a cambio de una remuneración. Los trabajadores son la base de cualquier empresa que requiere de personal capacitado para operar eficazmente. En líneas generales, existen dos tipos de trabajadores: están los trabajadores asalariados o de base y aquellos que son trabajadores de confianza.

A partir de la necesidad del patrón de tener trabajadores que puedan estar comprometidos con la gestión que se desarrolla surgen los trabajadores de confianza, que suelen situarse en puestos estratégicos de mando. Esta categoría de trabajadores, en aras de una gestión más transparente dentro de la empresa, debe ser identificada en el organigrama de la misma, y su condición de confianza debe ser comunicada al personal a su cargo.

¿Qué es un trabajador de confianza?

De acuerdo a la Legislación Laboral Mexicana, un trabajador de confianza es aquel que, dependiendo de sus funciones dentro de la empresa, tiene una gran responsabilidad y se encuentra por encima del nivel de mando del resto de los  trabajadores.

Entre las funciones más básicas de estos empleados de confianza está la dirección de distintas ramas de la empresa, así como la supervisión e inspección de determinados sectores, sin dejar a un lado la fiscalización interna. Asimismo, también a ellos competen las funciones encomendadas directamente por la dirección o el patrono.

La labor del trabajador de confianza también implica el conocimiento de secretos industriales o comerciales de la gestión llevada a cabo por patrono además de su participación en la administración del negocio o la supervisión de otros trabajadores.

Igualmente, puede ser considerado como representante del patrono, ya que puede contar con la posibilidad de ejercer funciones de dirección y administración a nombre y cuenta de éste.

¿Quién designa a un trabajador de confianza?

La categoría de trabajador de confianza no está definida por la designación que se le dé al puesto, sino más bien por las funciones que el trabajador desempeña dentro de la organización, o más propiamente del tipo de actividades que se realizan para el patrón, siendo éste último quien establece si el trabajador es o no un trabajador de confianza.

¿Cuál es el papel del trabajador de confianza en la empresa?

El trabajador de confianza es aquel en quien el patrono deposita atribuciones que determinan el rumbo de la institución. Además, es aquel en el que se vierte un máximo de responsabilidad y destreza laboral. La mayoría de ellos sabrá detalles que no podrán darse a conocer a  los demás trabajadores.

A diferencia de otros empleados, los de confianza tienen un grado mayor de responsabilidad, como consecuencia de que el empleador le ha delegado funciones propias de él, lo que establece una relación especial entre el trabajador y el empleador.

¿Cuál es la importancia de los trabajadores de confianza?

Nadie puede poner en duda la vital relevancia de los trabajadores de confianza para una empresa. Es importante destacar que el trabajador de confianza es aquel que ejerce funciones administrativas y de dirección que son fundamentales.

Si estas funciones no se llevan a cabo la empresa no podría existir ni subsistir. Al ser de un puesto de confianza de la dirección, un trabajador de este tipo representará a la empresa y no habrá necesidad de controlarlo o supervisarlo, porque en teoría se mantendrá en la misma línea institucional.

¿Cuáles son sus condiciones de trabajo?

De acuerdo a lo establecido en el artículo 182 de la Ley Federal del Trabajo, las condiciones laborales de los trabajadores de confianza serán proporcionales a la naturaleza e importancia de los servicios que presten y no podrán ser inferiores a las que rijan para trabajos semejantes dentro de la empresa.

Además, el artículo 185 establece que el empleador podrá rescindir de la relación de trabajo si existiera un motivo razonable de pérdida de la confianza, aun cuando no coincida con las razones establecidas en el artículo 47 de dicha ley.

Los empleados de confianza tienen derecho a las prestaciones laborales que son acordadas en el contrato colectivo, salvo que existe una disposición que indique lo contrario en el mismo contrato.

¿Qué derechos se pierden al ser trabajador de confianza?

La Ley Federal del Trabajo clasifica en distintos rubros a los trabajadores, y determina que los trabajadores de confianza tienen diferentes derechos y obligaciones en comparación a los trabajadores de base. A pesar de que la condición de trabajador de confianza hace que se adquieran múltiples beneficios también implica la pérdida de algunos derechos laborales como la posibilidad de asociarse sindicalmente.

¿Cómo proceder ante un despido injustificado con esta condición?

Otra de las desventajas de ser un trabajador de confianza es en lo referido a las condiciones de despido. Al igual que a los trabajadores de base se aplican las causas para su despido contempladas en el artículo 45 de la LFT.

A estas causas hay que agregarle la del artículo 185 que implica la pérdida de confianza en el empleado. Sin embargo, si esto se produce de forma unilateral y se introduce una querella, el patrono deberá comparecer ante la Junta de Conciliación y Arbitraje para demostrar en qué consiste la pérdida de confianza y si se circunscribe a los supuestos establecidos por la legislación vigente.

¿Cuáles son sus obligaciones particulares?

Básicamente, los empleados de confianza tienen casi las mismas obligaciones que el resto de los empleados. A diferencia de los de base, estos trabajadores tienen responsabilidades añadidas que aumentan la relevancia de su papel en la institución empresarial.

Jornada laboral

Los trabajadores de confianza tienen un tratamiento diferente. En especial, en lo relacionado a la jornada de trabajo, pues a estos trabajadores no se les aplica la jornada máxima.

Aunque la jornada laboral quedará establecida entre las partes, ante la falta de convenio se aplicará la jornada laboral establecida de ocho horas diarias.  Sin embargo, pueden trabajar algunas horas más de las establecidas debido a sus responsabilidades en la empresa. Se debe aclarar que el hecho de que un trabajador sea “de confianza” no lo exime del derecho que tiene de percibir un pago por laborar horas extras.

Representatividad y responsabilidad

En el desempeño de sus funciones, el trabajador de confianza estará representando a la empresa.

Reemplazo de funciones

El trabajador, dada su capacidad y por la confianza que le otorga el patrón, reemplazará a éste en las obligaciones que al propio patrón le competen dentro y fuera de la empresa si el patrón así lo determina.

Establecimiento relaciones con los sindicatos

Debido al grado de vinculación con los empresarios, estos trabajadores no podrán formar parte de los sindicatos de la empresa, aunque sí pueden agruparse en un sindicato de trabajadores de confianza. Estas organizaciones tienen la responsabilidad de velar por los intereses de los trabajadores de base, por lo que los empleados de confianza deberán establecer relaciones directas con ellos, para mantener una buena comunicación entre todos los sectores de la empresa.

Más Artículos...
Más Artículos...