Pensiones IMSS: ¿Qué son y cuál es su función?

Tabla de contenidos

  1. Pensiones IMSS: ¿Qué es una pensión?
  2. Regímenes de pensiones IMSS
  3. ¿Qué se puede hacer con una pensión? 
  4. ¿Cómo manejar las pensiones en la nómina?
  5. ¿A partir de qué año ya no hay pensiones IMSS?
  6. ¿Qué es la modalidad 40 del IMSS?
  7. ¿Cómo tramitar la modalidad 40 del IMSS?
  8. ¿Cómo saber si me puedo pensionar en el IMSS?
  9. ¿Cómo saber cuantas semanas tengo?

Sabemos que cuando los trabajadores toman la decisión de retirarse de su vida laboral y cuentan con los requisitos legales, tienen derecho a solicitar su pensión otorgada por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y administrada por el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR).  

Las pensiones IMSS son la suma de las aportaciones realizadas por el empleado y sus empleadores durante toda su vida laboral, sin embargo, en ocasiones este monto no es una garantía para vivir decorosamente. En este artículo, te contaremos todo lo que necesitas saber sobre las pensiones del IMSS, desde su definición hasta los requisitos para obtener tu pensión.

Pensiones IMSS: ¿Qué es una pensión?

Es una prestación económica mensual que reciben los trabajadores asegurados o sus beneficiarios, cuando son cumplidas las condiciones y requisitos descritos por la Ley del Seguro Social. Esta prestación está destinada a proteger al trabajador al ocurrir un accidente de trabajo, padecer una enfermedad o accidente no laboral, o al cumplir al menos 60 años de edad.

El IMSS es la principal institución de seguridad social de México, en la cual cotizan los trabajadores del sector privado. Estos ahorros se gestionan a través de cuentas individuales gestionadas por las Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORES), supervisadas por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR). Las aportaciones al IMSS son financiadas por los trabajadores, los empleadores y el Gobierno Federal.

En México existen diferentes tipos de pensiones, como son: 

  • Pensión por vejez y cesantía en edad avanzada. Consiste en la prestación económica que te protege como trabajador, y a la que puedes acceder una vez que cumplas 60 años de edad y cierto número de semanas cotizadas en el instituto, dependiendo del régimen de pensión al que pertenezcas.
  • Pensión por riesgo de trabajo. Para acceder a este beneficio, debes contar con dictamen médico que califica tu enfermedad como consecuencia del mismo trabajo que desempeñabas o un accidente de trabajo que termine en incapacidad permanente total o parcial para seguir trabajando.
  • Pensión por invalidez. Es cuando el asegurado mantiene un estado físico o mental que le impide realizar labores remuneradas de la misma forma, o equivalente al 50% de la actividad que realizaba durante su último año de labores, siempre que esto haya sido causado por una cuestión ajena a su ejercicio profesional.
  • Pensión por viudez y orfandad. Cuando el trabajador fallece, el cónyuge que enviudó tiene derecho a cobrar una pensión, así como los hijos menores de 16 años (por orfandad) que puede extenderse hasta los 25 si siguen estudiando. Es importante mencionar que en el caso de la pensión por viudez, una vez que la viuda o el viudo fallecen, esa pensión ya no se otorga a nadie.

NSS IMSS

Regímenes de pensiones IMSS

Hoy en día, existen dos regímenes de pensiones IMSS. El hecho de que pertenezcas a uno u otro, dependerá de la fecha en la que empezaste a cotizar ante el IMSS.

1.- Régimen de 1973: Cotización antes del 1° de julio de 1997.

Si perteneces a este régimen, para pensionarte: 

  • Requieres tener al menos 500 semanas de cotización.
  • Se te otorgará un porcentaje de la pensión que te tocaría si esperaras a tus 65 años, lo cual depende de la edad en la que te pensiones.
  • Se toma en cuenta el salario diario promedio de los últimos 5 años aproximadamente, así como tu nivel salarial.

2.- Régimen de 1997: Cotización a partir del 1° de julio de 1997.

Primero te contaremos brevemente sobre las Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORE) que son entidades financieras que se dedican a administrar las cuentas individuales de los trabajadores e invertir los fondos. 

Así que, para pensionarte por el régimen de 1997 dependerás únicamente del saldo acumulado en tu cuenta de AFORE.

  • Requieres tener al menos 1,250 semanas de cotización. Sin embargo, a partir de 2021, el decreto por el que “se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley del Seguro Social y de la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro” se reformó para que las personas que cotizan con esta ley de 1997, puedan reducir sus semanas cotizadas de 1,250 a 750.
  • En caso de solicitar pensión por cesantía debes tener entre 60 y 64 años.
  • En caso de solicitar pensión por vejez debes tener 65 años.
  • Así mismo, debes tener tu expediente de identificación de trabajador actualizado (el cual se genera en tu afore).

¿Qué se puede hacer con una pensión? 

  • La ventaja más  importante es contar con una herramienta más para aumentar tu ahorro para el futuro.
  • Otra gran ventaja es que podrás diferir el pago de impuestos.
  • Los planes de pensiones tienen unas comisiones relativamente bajas en comparación con otros productos financieros.

¿Cómo manejar las pensiones en la nómina?

En la nómina, las pensiones se manejan a través de los descuentos que se realizan a los empleados por concepto de “Cuotas IMSS”, donde el porcentaje de dichas cuotas es destinado a la pensión de los trabajadores. La parte proporcional que le corresponde al patrón se da a conocer al momento en que el patrón realiza el pago de las cuotas al IMSS. 

Sin embargo, existen las aportaciones voluntarias que no necesariamente deben de tener un importe fijo pues es el mismo empleado quien determina el importe del concepto. Éstas pueden ser descontadas a través de nómina con el concepto de “Aportaciones voluntarias”, las cuales deben de ser dadas a conocer junto con las cuotas obrero-patronales al IMSS.

¿A partir de qué año ya no hay pensiones IMSS?

Las generaciones millennials, nacidos entre 1981 y 1996, y centennials, nacidos entre el 2000 y 2015, no experimentarán un sistema de pensiones para su jubilación similar al que sus padres, tíos o abuelos disfrutan. Esto se debe a una modificación realizada en 1997 en la Ley del Seguro Social, que marcó la transición desde un sistema de pensiones gestionado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) hacia uno basado en cuentas individuales de los trabajadores, administradas por las Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORES).

Este cambio en el sistema de pensiones surgió como respuesta a transformaciones demográficas que se iniciaron a finales de la década de los noventa del siglo pasado. En ese período, gran parte de la población mexicana entró en una etapa de envejecimiento que volvió insostenible el sistema de pensiones existente. 

El sistema originalmente se basaba en un ciclo de soporte, aprovechando una menor esperanza de vida en comparación con la actual y una amplia base de trabajadores jóvenes que proporcionaban los recursos necesarios para sostener a los jubilados. Sin embargo, la realidad comenzó a cambiar, con los mexicanos viviendo más tiempo y una creciente tendencia hacia el emprendimiento y la informalidad en la fuerza laboral.

Esto generó una falta de trabajadores suficientes para respaldar las pensiones, lo que motivó la búsqueda de un nuevo enfoque para evitar un colapso financiero. Fue en ese contexto que surgieron las Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORES).

¿Qué es la modalidad 40 del IMSS?

El programa denominado Modalidad 40 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se dirige exclusivamente a aquellos trabajadores que han estado afiliados al IMSS desde antes del 1 de julio de 1997. Su principal propósito es permitir que cada beneficiario realice aportaciones voluntarias con el fin de mejorar tanto su salario como el número de semanas cotizadas en su historial laboral.

Esta opción está diseñada para aquellas personas que buscan obtener una pensión del IMSS bajo la Ley de 1973 y que cumplen con requisitos específicos. Para solicitar la pensión por Cesantía en Edad Avanzada, deben contar con al menos 60 años, mientras que para la pensión por Vejez, deben tener al menos 65 años. Además, se requieren al menos 500 semanas cotizadas, sin haber interrumpido las cotizaciones por más de 5 años consecutivos.

A través de la Modalidad 40, los trabajadores pueden incrementar su historial de cotizaciones con cada pago, incluso si han dejado de cotizar previamente. Al inscribirse con un salario superior al que cotizaban anteriormente, tienen la oportunidad de elevar su promedio salarial y, como resultado, obtener una pensión más favorable. Cabe destacar que la edad de retiro también desempeña un papel en el cálculo de la pensión, ya que se comienza recibiendo el 75% a los 60 años y se incrementa un 5% adicional hasta alcanzar el 100% a los 65 años.

En cuanto a los pagos, en el 2023 el costo de la Modalidad 40 es del 11.166% del salario con el que se dan de alta. Al inscribirse, los trabajadores pueden elegir un salario igual o mayor al último con el que cotizaron, siempre y cuando no supere el equivalente a 25 Unidades de Medida y Actualización (UMA) vigentes.

¿Cómo tramitar la modalidad 40 del IMSS?

Aquellos trabajadores que hayan sido despedidos por sus empleadores tienen la opción de continuar cotizando para su pensión mediante la Modalidad 40. Este proceso puede llevarse a cabo tanto en línea como de manera presencial; en este último caso, es necesario acudir a una de las 135 subdelegaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). 

Para la inscripción en línea, se requiere contar con la Clave Única de Registro de Población (CURP), el Número de Seguridad Social (NSS) y una dirección de correo electrónico. El proceso implica ingresar al portal del IMSS, buscar el trámite de “Solicitud de inscripción en la continuación voluntaria en el régimen obligatorio”, ingresar la CURP y correo electrónico válido, y seguir los pasos indicados.

En el caso de la inscripción presencial, se deben tener los mismos documentos mencionados anteriormente, además de una identificación oficial vigente, un escrito solicitando la inscripción con firma o huella digital, y un comprobante de domicilio. El trámite se realiza en la Subdelegación del IMSS, presentando la solicitud de inscripción, los documentos requeridos y realizando el pago correspondiente.

Mediante la Modalidad 40, se ofrece a los trabajadores la posibilidad de potenciar su pensión y garantizar un retiro más estable. No pierdas la oportunidad de beneficiarte con este programa de seguridad social y asegurar un futuro financiero sólido tanto para ti como para tus seres queridos. ¡No esperes más y comienza a disfrutar de los beneficios que ofrece la Modalidad 40!

¿Cómo saber si me puedo pensionar en el IMSS?

Para muchos trabajadores que se encuentran en la etapa final de su vida laboral, alcanzar una jubilación cómoda con los rendimientos de su Afore es uno de sus objetivos principales. Sin embargo, surgen interrogantes sobre el número mínimo de semanas que deben cotizar al IMSS para acceder a su jubilación.

Antes del año 2020, el requisito mínimo de semanas cotizadas para obtener una pensión era de 1,250 semanas. No obstante, una reforma posterior estableció una nueva base de 750 semanas, con un incremento anual de 25 semanas, llegando finalmente a 2,031 semanas.

Por lo tanto, aquellos trabajadores que alcancen los 60 años y deseen jubilarse en el año 2023 deberán contar con un mínimo de 800 semanas de cotización, siempre y cuando estén bajo la Ley de 1997. Si pertenecen a alguna Ley anterior, necesitarán solamente 500 semanas para obtener su jubilación.

Además, los pensionados tienen la opción de solicitar una ayuda asistencial en caso de tener dependientes económicos, como cónyuges, concubinos, hijos o padres. Esto representa un ingreso adicional que varía entre el 10% y el 15% por cada beneficiario registrado.

¿Cómo saber cuantas semanas tengo?

Para saber cuántas semanas cotizadas tienes puedes solicitar tu constancia en línea o si lo prefieres puedes acudir a la subdelegación del Instituto que te corresponde para solicitarla de forma presencial.

Para sacar tu constancia de semanas cotizadas en línea necesitarás ingresar al sitio web del IMSS

  • Tags:
  • Artículo
  • IMSS
  • Nómina

¿Te gustó el artículo? Regálanos un aplauso

¿Te gustó el artículo?
Regálanos un aplauso

0
Anterior:

Nómina

Manejo del estrés y engagement laboral Sabemos que cuando los trabajadores toman la decisión de ...
Siguiente:

Nómina

¿Qué es la contabilidad de costos? Sabemos que cuando los trabajadores toman la decisión de ...


This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

Sólo un paso más



This will close in 0 seconds


This will close in 0 seconds