Jueves, 9 de Noviembre, 2017

Todo lo que debes saber sobre remunerar a tus trabajadores

Al momento de iniciar un contrato laboral, es inevitable ahondar en las especificaciones sobre las remuneraciones que deben hacerse a cada trabajador. Entre las remuneraciones, entran los pagos más comunes y frecuentes, conocidos como salarios. El pago de las remuneraciones a cada trabajador, debe realizarse adecuadamente, para evitar incurrir en irregularidades e ilegalidades.

Es por esto, que se debe tener una especial precaución y conocimiento amplio sobre las remuneraciones, sus sistemas y tipos.

¿Qué es una remuneración?

Las remuneraciones son todos los pagos y retribuciones hechas a un trabajador por sus funciones y labores desempeñadas en una empresa. Sin importar el modo en que esa suma de dinero haya sido calculada (por jornadas laborales, por horas o por comisión de ventas), puede ser entregado en efectivo o en especie, e igualmente, puede ser un pago ordinario o extraordinario. Las remuneraciones, también incluyen los pagos por aguinaldos, primas vacacionales, prestaciones sociales, entre otras razones.

¿Cuáles son los sistemas de remuneración?

Existen diversas maneras de realizar y pagar las remuneraciones a los empleados, y básicamente, las mismas se dividen en tres categorías: según la periodicidad de pago, según los factores incluidos en la compensación y según la forma de causación.

Según la periodicidad de pago

En la primera categoría, se incluyen tres grupos: el salario mensual, el salario quincenal y el salario diario.

Según los factores de compensación

Por otro lado, según los factores incluidos en la compensación, se encuentra el salario ordinario (en el salario ordinario sólo se incluye el trabajo realizado en la jornada diaria) y el salario integral (se incluye el trabajo realizado en la jornada laboral, además de incluir el pago por las horas extras, turno nocturno, prestaciones, entre otros).

Según la forma de causación

En última instancia y según la forma de causación, tenemos tres posibles maneras:

  • Salario por tiempo fijo: El horario del trabajador establecido por el patrón o los dirigentes de la empresa y el pago de su salario no recibe influencias o variaciones por la eficiencia o desempeño del trabajador, se mantiene siempre igual. Debido a su facilidad de aplicación y mantenimiento de orden, el salario por tiempo fijo es uno de los más convenientes para cualquier empresa. Sin embargo, los trabajadores suelen estar poco satisfechos: el salario a tiempo fijo no premia la productividad y el esfuerzo.
  • Salario variable o basado en la producción: Como su nombre lo indica, este salario es modificado por el comportamiento, desempeño y productividad que muestre el trabajador en la empresa.
  • Salario a destajo: Es una combinación entre el salario variable y el fijo. En este sentido, el trabajador realiza y dispone semanalmente de la cantidad de trabajo que puede realizar. Esto, permite a la empresa deducir fácilmente cuál será el monto a pagar. De alguna manera, este es el mejor sistema de remuneración pues existen ganancias tanto para el empleado, como para la empresa. El salario a destajo es sencillo de entender, de aplicar y el trabajador puede verse más satisfecho porque se valora y premia su productividad, ya que recibe ingresos por unidades producidas, lo que permite estimular mucho más su rendimiento.

¿De qué manera se clasifican las remuneraciones?

Igualmente, existen siete posibles naturalezas para las remuneraciones y se clasifican de las siguientes formas.

  • Remuneraciones ordinarias y hacen alusión al salario normal y fijo de cualquier trabajador.
  • Remuneraciones extraordinarias, en donde se realiza el pago de otros servicios laborales que sólo son prestados de forma esporádica, por ejemplo, las horas extras.
  • Remuneraciones especiales, provienen de situaciones especiales y muy puntuales, por ejemplo, las primas vacacionales o los aguinaldos.
  • Remuneración fija es aquella que recibe el trabajador por parte de la empresa de manera asegurada e inequívoca. En este caso, se incluye el salario.
  • Remuneraciones variables se consideran un pago adicional que no es constante y por lo tanto, cada mes, puede arrojar un monto distinto en el salario entregado, por ejemplo, las comisiones.
  • Remuneración principal es aquella que el contrato establece de una manera invariable y el motivo principal por el que la empresa le paga.
  • Remuneración accesoria es aquella que el contrato no necesariamente incluye de manera obligatoria, pero igualmente puede acceder a ella, como por ejemplo, el pago de las horas extras.

Como se puede observar, cada una de las clasificaciones de las remuneraciones se complementan y hacen alusión las unas a las otras.

Tipos de remuneraciones

En última instancia, hablaremos de los tipos de remuneraciones existentes. Principalmente, son cuatro: sueldo, sobresueldo, comisión y  prestación.

Sueldo

El sueldo es considerado el dinero obligatorio que todas las empresas deben remunerar y pagar a sus empleados, como una forma de retribución por contar con sus servicios y realizar las actividades laborales ordenadas.

Se debe establecer un tiempo fijo para cancelar el monto de su salario para que el empleado pueda gozar de sus beneficios con seguridad en ese periodo de tiempo. El sueldo no debe ser menor al sueldo mínimo estipulado por los Estados Unidos Mexicanos.

Sobresueldo

Por otro lado, el sobresueldo se considera como las horas extras que cualquier trabajador pueda desempeñar. Como patrón, no se puede exigir la realización de más de tres horas extras por día, ni abusar de esa función más de tres veces a la semana (dando un total de 9 horas semanales, máximo). El pago de las horas extras debe sumarse al sueldo del empleado, para dar un monto total.

Prestación

Es una cantidad de dinero que debe recibir anualmente el trabajador, que no forma parte de su salario y tiene como objetivo que el empleado pueda cubrir otras necesidades que no puede cubrir con el salario mensual. El monto del pago pago se estima como mínimo en la suma de 30 días de su salario diario.

Comisión

Por último, la comisión responde al porcentaje correspondiente al empleado, dependiendo de la cantidad de las ventas realizadas en la empresa. La principal característica de la comisión, es que la empresa debe tomar un porcentaje establecido sobre el valor de las ventas y compras realizadas, y añadirlas al pago mensual correspondiente al empleado.

Más Artículos...
Más Artículos...