jueves, 9 de noviembre, 2017

¿Qué son los honorarios?

Se le conoce a los honorarios como el cálculo de pago a personas que prestan un servicio de manera independiente, es decir, prestan un servicio sin mantener una relación laboral con el que los contrata. El SAT, dentro de todos su regímenes, cuenta con una parte que se conoce como honorarios, antiguamente los profesionales que prestaran servicios debían declarar ante dicha entidad sus egresos e ingresos. Aunque ahora solo se entreguen facturas, antes debían llenarse talones llamados recibos de honorarios que literal había que mandar a imprimir y numerar con los impresores autorizados. Con las renovaciones hechas en materia de contabilidad, ahora se genera un Comprobante Fiscal Digital que hace las veces de recibo de honorarios y factura por lo que sólo le quedó el nombre al régimen que en estricto sentido debería ser personas físicas con actividad empresarial.

En este sentido, los servicios son habituales de los inscritos en este régimen suelen ser trabajos de contaduría, arquitectura, arte, administración, diseño, etc. Es importante precisar cuáles son los deberes y derechos de una persona que trabaja por honorarios. Veremos los pros y contras de trabajar a través de este tipo de contratación y los lineamientos fiscales a los que debe apegarse el trabajador y la empresa o patrono que lo contrata.

Lo que primeramente debe hacer un trabajador independiente, es registrarse en el sistema de administración tributaria; esto es, básicamente, oficializarse como un trabajador independiente. Ya dado de alta en el SAT el trabajador independiente puede convertirse en un trabajador por honorarios y obtiene obligaciones y derechos que van desde pagar impuestos por los pagos recibidos hasta poder realizar cálculos de deducciones por inversiones y materia prima. Además, la ley permite que el trabajador por honorarios tenga derecho a una paga digna y se le respeten sus derechos laborales.

Beneficios y desventajas

Algunos de los beneficios de regirse bajo el régimen de honorarios es que en cierto modo, estos trabajadores obtienen mayores ingresos a los obtenidos por trabajadores bajo nómina. Sin embargo, uno de sus contras es que no generan cotizaciones para el seguro social, por lo que el resguardo financiero de su futuro y el de los suyos corre directamente por cuenta del trabajador independiente. De las misma manera, uno de las desventajas que más pesa, es la imposibilidad de contar con un seguro del IMSS, o cualquier seguro médico dado por el estado: por lo que el profesional debe buscar pagar este servicio de manera particular.

Otras de las grandes ventajas es que un trabajador por honorarios, queda exonerado de la declaración de impuestos por sus ingresos recibidos del exterior, esto si el trabajador tiene menos de 183 días continuos o no dentro de México en un lapso de 12 meses. Básicamente, puede trabajar desde cualquier parte del mundo sin necesidad de declarar impuestos en los países que visite. Si se trata de un trabajador establecido en México y laborando para empresa mexicana por más tiempo del establecido (183 días en un período de 12 meses), el trabajador independiente deberá calcular su pago de impuestos, con base al 25% de los ingresos percibidos por el trabajador, en este cálculo no se debe hacer ninguna  deducción. Esta declaración se puede tramitar a través de internet o directamente en la taquilla bancaria habilitada para el proceso.

Premisas en la relación con un trabajador independiente

Es importante saber que si la relación con el trabajador independiente se encuentra bajo las tres premisas primordiales del empleado nominal (remuneración, subordinación, presta de servicios) este trabajador independiente está en el derecho de reclamar sus beneficios laborales. Aunque el proceso para esta petición es un poco engorroso, si se puede comprobar la subordinación, lo más probable es que una corte emita la sentencia de pago de remuneración en relación a los derechos de beneficio laboral establecidos en la ley. También es de vital importancia entender la responsabilidad que corre la empresa con respecto a la inversión de tiempo y dinero llevada a cabo por el trabajador independiente.

Ventajas al contratar un trabajador independiente

Las ventajas que las empresas tienen a la hora de contratar una persona bajo régimen de honorarios pueden ser variadas. Sin duda alguna, un trabajador independiente no ocupa un espacio físico dentro de la empresa. Se le puede contratar por un periodo de tiempo correspondiente a la duración de un proyecto o por el tiempo requerido por la empresa o patrono. La empresa no debe preocuparse por la cotización y aportes a la seguridad social, se ahorran de algún modo ese dinero y el papeleo de registro ante los entes de quienes trabajan dentro de nóminas. El registro de credencial propicia un ambiente confiable.

Los costos pueden variar, y dan la oportunidad de ahorrar a la empresa algunas cifras. Esto en el caso de que el trabajador independiente es convocado para llevar labores en las que no necesitará inversión de ningún tipo ni utilización de materia prima. Claro que todas estas consideraciones varían dependiendo del rubro del cual se esté vertiendo el trabajo. No costará lo mismo el trabajo de un arquitecto que el de un contador, cada una de las disciplinas usa materiales de trabajo distintos y significan inversiones de distintas índole.

Con Runa puedes contar con un aliado que te facilita los procesos de RRHH dentro de tu empresa. Conoce más sobre nosotros y descubre nuestro cálculo de nómina automatizado junto con nuestra funcionalidad de gestión de personal que cuenta con excelentes funcionalidades como evaluaciones de desempeño o incidencias del personal.

  • Tags:
  • ISR
  • Outsourcing
  • SAT
  • Trabajo independiente

¿Te gustó el artículo? Regálanos un aplauso

¿Te gustó el artículo?
Regálanos un aplauso

17
Anterior:

Nómina

Qué es un empleado sindicalizado Se le conoce a los honorarios como el cálculo de pago a ...
Siguiente:

Nómina

Incapacidad por maternidad Se le conoce a los honorarios como el cálculo de pago a ...