miércoles, 25 de noviembre, 2020

Trabajo freelance, una consecuencia de COVID-19

Sin duda el coronavirus ha sido un parteaguas en las diversas formas de trabajo, debido a la crisis sanitaria que se ha desencadenado y a las nuevas medidas laborales que se han ido aplicando a lo largo de esta pandemia. Cada vez es más frecuente que profesionales apuesten por auto-emplearse y es que diversos estudios arrojan que debido a los cambios y las consecuencias económicas, el trabajo de forma independiente este año se ha visto a la alza.

Gran parte de las fuerzas laborares se han inclinado por trabajar de forma autónoma o independiente ya sea mediante sitios para freelances o en alguna plataforma que brinda servicios de entregas entre otros. Muchos de ellos es la primera vez que lo hacen desde que esta pandemia se desencadenó, ya que las medidas de distanciamiento social han llevado a muchas empresas a reducir sus fuerzas laborales o disminuir las jornadas de sus equipos. Por esto muchos profesionales buscando evadir los problemas financieros han optado por seguir generando ingresos convirtiéndose en trabajadores autónomos o “freelancers”.

Sin embargo así como existen algunos que le apuestan al trabajo de forma autónoma durante esta pandemia; cierta parte de trabajadores que previo a esta crisis sanitaria ya se dedicaba el trabajo de forma autónoma ha tenido que dejarlo o simplemente han perdido sus trabajos debido a los cambios en la economía que se han generado en diversas empresas. Esto genera un tendencia que se compensa a la proporción de trabajadores autónomos del año pasado 2019 y este 2020 que hace una pequeña diferencia del 1% más este año pasando del 35% al 36%. Cabe mencionar que el cambio más significativo según la opinión de Adam Ozimek (Economista en jefe Upwork) radica en la composición de las fuerzas laborales, debido a que los trabajadores freelance pueden clasificarse de diversas formas, ya sea que ejerzan un trabajo de forma temporal, o su trabajo se base en realizar un proyecto, que sean contratistas independientes, propietarios de negocios autónomos o que combinen dos o más trabajos al mismo tiempo.

static

¿Qué está pasando hoy en día?

Debido a la gran diversidad de los tipos de fuerza laboral no existe una forma exacta de determinar qué tipo de trabajadores autónomos se han visto más afectados a consecuencia de esta pandemia. Mientras que algunos encontraron áreas de oportunidad para desarrollarse y seguir trabajando debido a que la demanda de este tipo de colaboradores freelancers aumentó, para otros freelancers simplemente no fue lo mismo, ya que algunos de ellos no se vieron tan favorecidos por los diversos cambios. Pongamos un pequeño ejemplo, el servicio de delivery se disparó este año debido a las medidas de distanciamiento, al cierre de algunos establecimientos, entre otros. Por lo cual muchos profesionistas que durante esta crisis perdieron sus trabajos como oficinistas o que se vieron afectados por los recortes de personal han tenido que optar por el autoempleo y dedicarse a trabajar dentro de las plataformas de delivery convirtiéndose así en trabajadores autónomos o “freelancers” pero perdiendo al mismo tiempo cualquier prestación, seguro e ingresos fijos que les proporcionaban cierta estabilidad.

Sin embargo, adaptarse a los nuevos cambios que surgen día a día a raíz del COVID-19 no es algo que afecte a un solo sector de personas, sino que en general ha afectado a la sociedad y a la economía creando panoramas de incertidumbre que nos han orillado a descubrir o sacar a flote nuevas habilidades que no habíamos explotado anteriormente, por ello ingresar al sector de trabajo autónomo ha sido una opción para muchos trabajadores que pese a ser la primera vez que experimentan esta forma de trabajo han sabido adaptarse poco a poco.

Por otro lado, la flexibilidad de los horarios, la diversidad de ingresos y la productividad son algunas de las ventajas que llevan a muchos profesionales a optar por el trabajo de forma independiente debido a la autonomía y el control que esta forma les proporciona, pero ¿es una elección o una necesidad? Sabemos que debido a la situación actual miles de empleos se han perdido, los recortes de personal y los fracasos o quiebras de las empresas como lo habíamos mencionado anteriormente son los principales detonantes de que el trabajo autónomo se convierta en una elección debido a la necesidad de obtener un ingreso. Hay mencionar que el atractivo de laborar bajo un esquema autónomo es diferente para cada sector y rango de edad laboral. A los más jóvenes ejercer un trabajo de forma libre o ser un freelancer les permite emprender o utilizar esta fuente de ingresos como un complemento a un trabajo principal que de momento no está siendo bien remunerado, mientras que para el sector de los adultos que se les considera Baby Boomers el trabajo de forma freelance se ha convertido en elección por necesidad ya que gran parte de los profesionales o trabajadores de este sector se ha tenido que acoplar a las nuevas modalidades laborales pese a no estar completamente familiarizados con la tecnología. La adaptación se ha convertido para ellos en su principal aliada para obtener ingresos y una de las plataformas que les ha abierto un espacio debido a la alta demanda es el sector de servicios de delivery.

Se plantea que para algunos profesionales existen muchos beneficios, mientras que para otros solo implica un retroceso en su vida profesional. Pero hay que considerar que sea cual sea la actividad que estés desarrollando en este momento las circunstancias o situaciones no son permanentes y las consecuencias que se han desencadenado a raíz del COVID-19 poco a poco se irán revertiendo  y como profesionales encontraremos el camino que nos permita adaptarnos de forma exitosa a las nuevas formas laborales y proseguir con el crecimiento y éxito profesional. Cabe recordar que pese a que las fuerzas laborales autónomas van en aumento a la fecha siguen siendo un sector relativamente pequeño comparado con la fuerza laboral total, solo nos queda esperar ver cuáles serán las tendencias que predominen en un futuro a corto, mediano y largo plazo.

¿Te gustó el artículo? Regálanos un aplauso

¿Te gustó el artículo?
Regálanos un aplauso

4
Anterior:

COVID-19

Reporte: El Futuro del Trabajo en América Latina Sin duda el coronavirus ha sido un parteaguas en las ...
Siguiente:

COVID-19

¿Cómo calcular el aguinaldo 2020? Sin duda el coronavirus ha sido un parteaguas en las ...