Micromanagement: qué es y cómo evitarlo en tu liderazgo

Tabla de contenidos

  1. ¿Qué es el micromanagement?
  2. ¿Cómo afecta el micromanagement?
  3. ¿Cómo identificar el micromanagement?
  4. ¿Cómo afrontar el micromanagement?
  5. Otros tipos de liderazgo

En el mundo laboral, a menudo se destacan las cualidades positivas de ser una persona que busca la perfección. Sin embargo, cuando este deseo de perfección proviene del liderazgo, puede resultar en una dinámica perjudicial conocida como micromanagement o microgestión. En este artículo, exploraremos qué es el micromanagement, cómo afecta a los equipos de trabajo y cómo identificarlo y afrontarlo en tu empresa.

¿Qué es el micromanagement?

El micromanagement implica el control excesivo de las tareas y decisiones de los empleados, dejándoles poco espacio para su autonomía profesional. Por ejemplo, esto puede manifestarse en la exigencia de que el líder sea incluido en todos los correos electrónicos enviados por los empleados o al solicitar una lista detallada de las tareas realizadas por cada miembro del equipo. En este contexto, se pone demasiado énfasis en los detalles.

El concepto de micromanagement ha ganado relevancia debido a sus efectos negativos en los empleados y las organizaciones. A medida que se ha investigado y comprendido mejor este estilo de gestión, se ha reconocido que puede tener consecuencias perjudiciales para el bienestar y la productividad de los empleados.

¿Cómo afecta el micromanagement?

El micromanagement no solo afecta a corto plazo, sino que también puede tener consecuencias a largo plazo en una organización:

  1. Desmotivación: Cuando los empleados sienten que su autonomía y capacidades son ignoradas, su nivel de satisfacción y motivación disminuye.
  2. Falta de creatividad: El micromanagement sofoca la creatividad y la innovación, ya que los empleados no se sienten libres para proponer nuevas ideas o enfoques.
  3. Baja productividad: La constante supervisión y control pueden llevar a una disminución en la productividad, puesto que los empleados se sienten atados y no pueden trabajar eficientemente.
  4. Alta rotación de personal: Los empleados sometidos al micromanagement pueden sentirse frustrados y buscar oportunidades laborales en otras empresas donde se les permita más libertad y autonomía.
  5. Cultura organizacional negativa: Si el micromanagement es prevalente, puede crear una cultura de desconfianza y desmotivación en toda la organización.

¿Cómo identificar el micromanagement?

El micromanagement puede manifestarse de diversas formas en las empresas. Aquí hay ejemplos específicos de cómo puede verse en la práctica:

  1. Revisión constante del trabajo: Un líder que revisa y corrige minuciosamente cada informe, presentación o correo electrónico de sus empleados, incluso cuando son competentes y experimentados en sus roles.
  2. Asistencia excesiva en reuniones: Un gerente que asiste a todas las reuniones de su equipo, incluso las que no son relevantes para su función, y toma el control de la discusión.
  3. Seguimiento constante de tiempos y tareas: Supervisar constantemente el reloj y preguntar a los empleados cuánto tiempo han dedicado a cada tarea, en lugar de confiar en su capacidad para gestionar su tiempo de manera efectiva.
  4. Aprobar cada decisión pequeña: Un líder que exige que se le consulte y apruebe cada pequeña decisión, incluso aquellas que están dentro del ámbito de responsabilidad del empleado.
  5. Exigir informes detallados y frecuentes: Requerir informes diarios o semanales detallados sobre el progreso de tareas, en lugar de confiar en los empleados para informar sobre resultados clave.
  6. Reasignación constante de tareas: Un gerente que cambia constantemente las asignaciones de proyectos, a menudo sin motivo claro, lo que crea confusión y duplicación de esfuerzos.
  7. Desconfianza en la autonomía: Hacer preguntas como “¿Por qué hiciste esto de esta manera?” o “¿Estás seguro de que eso es lo correcto?” de manera constante, en lugar de permitir que los empleados tomen decisiones fundamentadas.

¿Cómo afrontar el micromanagement?

Si eres un líder y te preocupa practicar el micromanagement, aquí tienes algunos consejos adicionales para crear una cultura disruptiva:

  1. Desarrolla habilidades de delegación: Aprende a confiar en tu equipo y a delegar tareas de manera efectiva. Esto implica asignar responsabilidades adecuadas y proporcionar el apoyo necesario.
  2. Fomenta un ambiente de confianza: Trabaja en crear un ambiente donde los empleados se sientan seguros para tomar decisiones y asumir la responsabilidad de su trabajo.
  3. Apoya el desarrollo de habilidades: Ayuda a tus empleados a desarrollar las habilidades necesarias para tener éxito en sus roles. Esto les dará la confianza para tomar decisiones informadas.
  4. Mide resultados, no actividades: Evalúa el desempeño de tus empleados en función de los resultados y los objetivos alcanzados en lugar de centrarte en el proceso.
  5. Solicita retroalimentación: Pide a tus empleados su opinión sobre tu estilo de liderazgo y cómo pueden sentirse más apoyados en su trabajo.
  6. Propón soluciones: Si tienes ideas para mejorar la forma en que se llevan a cabo las tareas, preséntalas de manera constructiva a tu equipo.
  7. Establece expectativas claras: Comunica claramente las expectativas y objetivos a tu equipo desde el principio.
  8. Delega responsabilidades adecuadas: Asigna tareas y proyectos que estén alineados con las habilidades y la experiencia de cada miembro de tu equipo, permitiéndoles crecer gradualmente.
  9. Revisa y ajusta tu estilo de liderazgo: Evalúa regularmente tu estilo de liderazgo y ajústalo según las necesidades de tu equipo y de la organización.

Otros tipos de liderazgo

Existen diversos tipos de liderazgo, como el liderazgo consciente o transformacional. Sin embargo, ninguno de ellos considera el micromanagement como algo positivo.

Los expertos en liderazgo destacan que evitar el micromanagement es una forma de acercarse y mostrar confianza hacia los empleados, lo cual puede generar un equipo más satisfecho, productivo y creativo.

La diferencia entre un buen liderazgo y el micromanagement radica en la confianza que el líder deposita en su equipo. Cuando se delegan las funciones apropiadas a los empleados y se les permite gestionar sus tareas de manera independiente, se demuestra confianza en ellos. Por el contrario, cuando el líder impide que tengan autonomía al supervisar cada paso de sus tareas, se está realizando micromanagement.

El micromanagement es un desafío común en muchas organizaciones, pero con la conciencia, la comunicación abierta y un enfoque en el desarrollo de habilidades, puede ser abordado con éxito para crear un entorno de trabajo más saludable y productivo.

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe las mejores novedades directamente en tu correo electrónico. No dejes pasar esta oportunidad de mejorar tus habilidades y mantenerte al día con las últimas tendencias en el mundo laboral.

  • Tags:
  • Artículo
  • HR Management

¿Te gustó el artículo? Regálanos un aplauso

¿Te gustó el artículo?
Regálanos un aplauso

0
Anterior:

HR Management

La guía de sueldos en México para diseñar mejores pagos en tu empresa En el mundo laboral, a menudo se destacan las cualidades ...
Siguiente:

HR Management

Importancia de un contrato de confidencialidad con empleados En el mundo laboral, a menudo se destacan las cualidades ...


This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds



This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds

Sólo un paso más



This will close in 0 seconds


This will close in 0 seconds