Jueves, 21 de Diciembre, 2017

¿En qué consiste el Reclutamiento Interno?

Para todo tipo de empresas, el dinamismo y cambio puede ser una de las mejores opciones. Debido a que siempre surgen tareas nuevas y proyectos novedosos que se fijan como meta, es importante contar con el personal apropiado para hacerlo realidad.

El proceso de búsqueda de personal y empleados que laboren para tu empresa se denomina reclutamiento y selección de personal.

En este sentido, existen distintos tipos de reclutamiento: reclutamiento externo, reclutamiento 2.0 y reclutamiento interno.

En este artículo nos enfocaremos a explicar todos los detalles concernientes con el último tipo de reclutamiento: el interno.

¿Qué es el Reclutamiento Interno?

En este sentido, el reclutamiento interno es uno de los tres tipos de reclutamiento pero que tiene como particularidad primordial la búsqueda de personal y de nuevo talento.

Tomando como aspirantes al nuevo puesto de trabajo a personas que ya se encuentran desempeñando una labor dentro de la empresa.

El Reclutamiento Interno puede hacerse mediante una reubicación de talento, promoviendo un ascenso o un movimiento horizontal.

En el reclutamiento interno también se incluye la transferencia y movimiento de empleados de una ciudad a otra, cuando se posee diversas sucursales en un mismo país.

¿Qué beneficios tiene el Reclutamiento Interno?

El Reclutamiento Interno puede traer diversos beneficios a la empresa, que se resumen en:

  • Como patrón, al realizar este método de reclutamiento, es mucho más sencillo para ti y tu empresa, ahorras tiempo y dinero. 
  • Por otro lado, se cuenta con la ventaja de que el trabajador ya conoce el ritmo de trabajo de la empresa, por lo tanto, su tiempo de adaptación en la nueva área es muchísimo menor. 
  • Aunado al punto anterior, otra ventaja del reclutamiento interno es que el empleado ya se ha hecho parte de la cultura y filosofía de la empresa, su misión, su visión y sus valores ya le son familiares y de dominio propio.
  • El resto de los empleados, al ver el surgimiento y ascenso de uno de sus compañeros, se sentirán motivados a mejorar su desempeño y productividad, creando así un ambiente competitivo (pero sano) en el que cada empleado busca mejorar su rendimiento para intentar figurar y tener un crecimiento dentro de la empresa.
  • Al reconocer el talento y profesionalidad de tus empleados, le brindas una oportunidad de crecer profesionalmente, otorgándoles más responsabilidades y una mayor jerarquía.

 

¿Cómo puedo llevar a cabo el Reclutamiento Interno?

Aunque el Reclutamiento Interno es realizado desde la misma empresa y por algunos, puede ser considerado un poco más sencillo, igual requiere de un proceso riguroso e igual de formal que con un reclutamiento externo.

De hecho, los pasos a seguir, por lo general siempre son cinco:

  1. Publicación del puesto de trabajo, entrevista al empleado por parte de recursos humanos.
  2. Entrevista al empleado por parte de la dirección y gerencia de la empresa.
  3. La realización de un filtro para todos los candidatos que aplicaron al trabajo.
  4. La selección de la persona más ajustada a los parámetros buscados.  

Algunas empresas, podrían tomar la decisión de saltarse el paso de publicar anuncios y publicidades para atraer a los candidatos; este punto, sobre todo, es recomendable cuando ya se tiene identificado algún posible candidato. Normalmente, el departamento de recursos humanos informa al jefe y este, al empleado.

Sin embargo, este proceso puede variar y depender del tipo de vacante, las responsabilidades que implica, cuál es su rango jerárquico y la confidencialidad requerida.  

Consideraciones a tomar en cuenta al momento de realizar un Reclutamiento Interno

Aunque el proceso es llevado a cabo dentro de la misma empresa, es importante tomar una buena decisión. La productividad o rendimiento puede variar, dependiendo de la persona que maneje el cargo. Por esto, es recomendable cuidar todos los detalles al momento de realizar un reclutamiento interno y así, fomentar un ambiente laboral propicio para el desarrollo de cada labor.

En este sentido los consejos más prácticos son:

  • Debes evitar, a toda costa, otorgar un ascenso por mera antigüedad. Esto, no determina la productividad de las personas y en la actualidad, se busca promover un personal que tenga un compromiso real, sincero y evidente con la empresa. Además, los años de servicio no siempre son una garantía de que la persona cuenta con los requisitos necesarios para la vacante desocupada.
  • Tomando en cuenta los requisitos del puesto laboral, se deben evaluar las aptitudes del empleado. El conocimiento que contenga para dominar cualquier situación en el puesto es importante. Pero por ejemplo, si debe dirigirse a otro personal y no tiene el carisma necesario para mantener un ambiente ameno y ligero, su desempeño no será el mismo.
  • Aunque ciertamente puedes ahorrarte tiempo, dedica todo lo que sea necesario al entrenamiento y readaptación de la persona al nuevo puesto de trabajo. Tanto antes de tomarlo, como al momento de hacerlo.
  • Reclutar internamente puede traer beneficios que ya hemos repasado anteriormente. Sin embargo, al momento de tener una vacante disponible es necesario considerar si se requiere de la participación de nuevas personas o nuevas ideas, cuáles serían los posibles resultados y tomar la mejor decisión para la empresa.

 

 

Más Artículos...
Más Artículos...