Señales que te dicen si tienes un empleado “saboteador”

El manejo de los empleados puede tornarse una tarea difícil si en un equipo se cuenta con personas que en lugar de enriquecer, entorpecen las actividades laborales y los procesos. Técnicamente “sabotean” en lugar de aportar. Y pensado en ello, hoy compartiremos contigo las señales que te indicarán si en tu equipo cuentas con un empleado “saboteador” y qué hacer al respecto.

1.- Las faltas o inasistencia son parte de su rutina

Existen situaciones en las que como líderes debemos entender la situación por la que atraviesan nuestros colaboradores, ya sea el caso de un fallecimiento, accidente o enfermedad en el que lo último que piensan los empleados es en avisar o reportar el motivo o razón de su inasistencia.

Sin embargo, sabemos que no todas las situaciones son de este carácter y que no todas las faltas se deben a esto. Un empleado que tiende a faltar una o más veces y que siempre está lleno de tragedias en torno a ellas, es una señal para sospechar de algo más.

Puede que las inasistencias sean por motivos injustificados y que al final el colaborador  nos tome, por así decirlo la “medida” y se haga cada vez más irresponsable, pensando únicamente en su bienestar y comodidad, algo a que a la larga a nosotros como empleadores y líderes nos provoca pérdidas y no solo monetarias sino que se pueden resumir en estos aspectos:

  • Falta de control de nuestro personal
  • Ausentismo generalizado, si los demás compañeros empiezan a notar que no se hace nada al respecto con aquel que falta, es muy posible que más de uno repita el patrón absentismo.
  • Sabemos que somos necesarios, más no indispensables. Sin embargo, la falta de un miembro en el equipo laboral puede generar retrasos en la productividad y la reorganización del equipo para intentar cubrir las actividades de la persona faltante.

Un consejo, no sientas pesar o miedo cuando se trata de negocios y liderazgo. Establecer protocolos, normas y reglas es esencial para que los equipos de trabajo funcionen adecuadamente, impulsa la creación de un modelo que no permita la inasistencia  a menos que sea por causas de fuerza mayor.

2.- Tiene baja productividad 

Siendo realistas todos experimentamos momentos en nuestro trabajo donde la productividad baja o se ve mermada,  esto puede deberse a proyectos extremadamente pesados, tediosos o largos o bien por actividades sumamente repetitivas.

Sin embargo, esto no significa que los colaboradores o empleados estén sumergidos en la flojera. Simplemente son momentos en los cuales las cargas de trabajo los hacen llegar a su límite, por el contrario si cuentas con un colaborador cuya productividad no es constante, se limita a entregar sus trabajos sobre las fechas límites o bien después de estas, las señales de alarma son más que evidentes.

Otras de las señales que pueden percibirse en este tipo de colaboradores es la falta de organización, así como la cantidad excesiva de errores que se cometen al hacer sus actividades correspondientes, el que pida ayuda para casi todo y a todos, restándole tiempo al resto del equipo y en ocasiones provocando incomodidades en ellos.

Estas señales son evidentes de que quizás la persona en el puesto no cuenta con las habilidades necesarias para desempeñarlo correctamente.

Como consejo, puedes recurrir a la capacitación y resolución de problemas, sin embargo no en todas las ocasiones resulta  ser la mejor opción.

3.- Busca problemas en lugar de soluciones 

Este tipo de colaboradores se caracteriza por crear rumores, incitar a los demás compañeros y en ocasiones expresarse mal de sus jefes o líderes inmediatos, por otra parte siempre están a la defensiva y en contra  de seguir las iniciativas que rigen la empresa.

Su actitud no simpatiza con los valores de la empresa y no favorecen a un clima laboral saludable, las quejas y críticas son parte constante de su rutina, lo cual puede causar problemas en el resto del equipo,  si los proyectos y el trabajo representan una carga y son  la fuente principal de sus molestias, lo más adecuado es dejarlo ir o deshacerte de ese colaborador.

4.- Cuestiona todo a su alrededor 

Como líderes  y empleadores estamos buscando siempre nuevas formas que nos permitan mejorar, nuestras capacidades, habilidades y desempeño laboral. Sin embargo, si dentro del equipo se cuenta con un colaborador que todo el tiempo está cuestionando las nuevas alternativas y formas de laborar ¡Cuidado!

Las señales son más que evidentes, el sabotaje es parte de él, oponerse a todo será solo el inicio de algo que puede convertirse en un problema mayor: peleas con los compañeros de equipo, con los jefes, clientes y quizás con todos aquellos con los que tenga contacto directo.

Este tipo de comportamiento tiende a generar un ambiente laboral desagradable, lleno de tensión y agotador para cualquier colaborador que forme parte de este equipo.

5.- Mejorar no es una opción

Existen empleados que quizás no son ni muy buenos ni muy malos, solo están en un punto medio y sus fallas se resumen a cosas que podrían aparentar ser muy “insignificantes”. Por ejemplo, la falta de puntualidad o quizás el miedo a expresarse en público.

Para ambos casos existe una solución, en el primero el colaborador podría hacer un esfuerzo y llegar más temprano, organizarse mejor y ser puntual. Sin embargo, si no se preocupa por mejorar en las primeras llamadas de atención, ten por seguro que más adelante no lo hará.

Aquellos colaboradores que son amonestados y que saben que deben mejorar en algo procurarán ir mejorando día con día, si tienen el interés y compromiso con la empresa.

6.- Los compañeros o clientes se quejan de él/ella 

Si sus compañeros de trabajo se han quejado de él e incluso los clientes han manifestado inconformidades o mal servicio ¡Actúa! ¿Sabías que una vez que un cliente experimenta malos tratos difícilmente vuelve a regresar al establecimiento? Sí, esto ocurre en más del 80% de los casos.

No esperes a perder un cliente o desintegrar todo un equipo de trabajo solo por la presencia de un mal miembro.

  • Tags:
  • Productividad
  • RRHH

¿Te gustó el artículo? Regálanos un aplauso

¿Te gustó el artículo?
Regálanos un aplauso

0
Anterior:

HR Management

Consejos para cuidar de tu equipo remoto El manejo de los empleados puede tornarse una tarea ...
Siguiente:

HR Management

3 áreas clave en una auditoría RRHH El manejo de los empleados puede tornarse una tarea ...